Contratación

3 Consejos para una entrevista de selección adecuada

Indiscutiblemente cada día aumenta la responsabilidad del proceso de selección pues se han comprobado sus consecuencias positivas y negativas, tanto en el campo monetario como de desarrollo de talento. Pero hacer un buen proceso de selección no es solo responsabilidad con la compañía sino también con las personas que se la están jugando por trabajar y deben trabajar en el lugar correcto para ellos.

  1. Cada pregunta que haga, dele un sentido en la entrevista:

Algunas veces, se hacen entrevistas desde un formato pre-planteado, unánime construido de una manera general de qué preguntas hacer y en qué orden. En esta ocasión no se van a sugerir un número de preguntas claves ni preguntas sugeridas para entrevista.

Puede interesarle: Reclutamiento laboral: ¿Cómo piensa un seleccionador de personal?

El tip consiste en analizar el perfil del cargo, las competencias requeridas del mismo y el perfil de la persona que se está entrevistando para formular preguntas con sentido en términos de adquirir información pertinente y no información que sobre al proceso.

Para este caso una entrevista por competencias se podría sugerir pues va a conectar preguntas relevantes con experiencias específicas del candidato al cargo y las competencias necesarias para desempeñar el cargo con excelencia. Si no está claro el objetivo o expectativa frente a una pregunta de entrevista es mejor replantearla por otra más útil.

  1. Piense tanto en la empresa como en el colaborador:

La tendencia al realizar un proceso de selección es construirlo a favor de las necesidades del cargo para la empresa y con ello construir el perfil, reclutar, seleccionar y contratar con prioridad número uno, cumplir con las expectativas empresariales frente a la personada seleccionada para el cargo.

Lea también: ¿Qué es un assessment center y para qué es útil?

Este tip hace referencia a no olvidarse de la responsabilidad que existe con el colaborador. Un proceso de selección eficaz y que marque la diferencia, es aquel que cumple con las expectativas tanto organizacionales como personales.

Quienes realizan el proceso deben ser conscientes de su responsabilidad con ingresar un colaborador a una empresa que lo haga feliz, que saque lo mejor de sí mismo, motive y no vaya a dañar la calidad de vida del trabajador según sus deseos profesionales y personales. Además al cumplir con esto el trabajador va a ser más productivo beneficiando la empresa.

  1. No se quede en lo básico, indague:

Cuando se sigue un formato de entrevista de selección sin pensamiento crítico, curioso y analítico, se pierden detalles importantes frente al perfil de la persona que pueden implicar seleccionar al candidato erróneo. Cuando un proceso de selección se convierte en un mecánico registro de información puntual y esperada de un candidato pierde su calidad y asertividad.

Recomendamos leer: 5 formas para contratar un talento humano agradecido.

Indagar implica varios procesos. Implica preguntar con claridad, una pregunta a la vez para no confundir al candidato ni que este pueda evadir la intención de la pregunta. Además implica análisis de vocabulario verbal y no verbal para poder direccionar de la entrevista. También involucra parafrasear respuestas del candidato para confirmar o que este pueda reformular su respuesta y proporcionar la información más pertinente.

Cuando la entrevista se queda básica, aumenta el margen de error pues esos aspectos de la personalidad, competencias y aspiraciones salen a relucir en la motivación y productividad del trabajador. Además, esas brechas de información también van a reflejarse en sus hábitos en el día laboral y en sus relaciones interpersonales que pueden conectar o ser nociva para la cultura organizacional que se quiere construir.

Vea también: Reclutamiento laboral: 7 consejos para conducir una entrevista con éxito

Finalmente, además de la importancia de los procesos de selección por definición, pues sin personas no hay empresas, es fundamental comprender la responsabilidad que conlleva cada uno de ellos. Se es responsable tanto de la productividad y cumplimiento de metas de la empresa desde ese primer paso de contratar talento. También es responsabilidad de poder mejorar o dañar la calidad de vida de una persona al no realizar el proceso de selección con precaución y escogerla para la empresa incorrecta a su ser.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados