Recursos Humanos

3 Errores comunes en un proceso de onboarding

El proceso de onboarding normalmente debe tener una duración de 90 días, en los que el nuevo colaborador ha de ser integrado a la compañía por el departamento de Recursos Humanos (RR.HH) y su nuevo equipo de trabajo. Durante este proceso se desarrollan comportamientos clave que permiten construir la base de conocimientos que utilizará el nuevo empleado para ser productivo en el largo plazo.

En un programa mal ejecutado de onboarding, el empleado encontrará dificultades que le impedirán adaptarse a la cultura de la empresa y a su nuevo rol dentro de la organización. De ahí la importancia de evitar los siguientes tres errores si se quiere tener un proceso de onboarding exitoso:

Información ambigua

Uno de los errores más comunes dentro del proceso de onboarding es el de no especificar claramente las funciones del nuevo colaborador. La falta de claridad puede llevar a que el empleado se frustre por no cumplir con las expectativas que se tienen de él. El perfil de cargo debe ser claro desde el proceso de reclutamiento ya que las personas que se postulen deben tener claridad sobre su rol dentro de la empresa. La claridad en la definición de funciones del empleado es un paso fundamental en el  onboarding.

Le puede interesar: 9 pasos para un proceso exitoso de onboarding 

Retroalimentación insuficiente

Por la longitud del proceso de onboarding es posible que los encargados no tengan una retroalimentación constante durante el transcurso del mismo. Como cualquier proceso de aprendizaje, el onboarding exige un feedback regular por parte de los jefes. El nuevo colaborador debe mantener contacto constante con sus jefes para que reciba retroalimentación de los mismos y así pueda mejorar y disminuir el efecto de la rampa de aprendizaje.

Para esto es importante contar con las herramientas tecnológicas adecuadas que permitan dar un feedback efectivo que le ayude al nuevo empleado a entender cuáles son sus oportunidades de mejora.

Recomendamos: Guía fundamental para dar feedback a los colaboradores de su organización

Seguimiento interrumpido

Es muy común que durante los primeros días de inducción se le recalque de manera constante al empleado los valores y la misión de la empresa y los procesos relacionados con sus funciones en el cargo. Sin embargo, es bien sabido que poco a poco esto se va descuidando debido a la falta de una hoja de ruta definida. Los nuevos integrantes deben, no solo tener claras sus funciones sino también deben saber las conductas que se esperan de ellos en relación con la cultura organizacional de la organización. Y para esto se debe contar con un plan de seguimiento para cada proceso de onboarding.

Para finalizar, debe ser clave en los departamentos de Recursos Humanos comprender la importancia de un proceso de onboarding bien ejecutado. Si este falla o no se hace de manera continua se pueden ver afectados tanto el empleado como la empresa. Si el empleado no se siente a gusto por el acompañamiento que se le dio al comienzo de su trayectoria en la empresa, este puede sentirse desmotivado y confundido, lo que puede ocasionar un bajo nivel de compromiso y desempeño dentro de la organización.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados