Productividad

3 Factores para convertir la planeación en ejecución

Uno de los problemas organizacionales que se pueden evidenciar en la estrategia, es el gap que existe entre la planeación de la estrategia y la ejecución de la misma, pues muchas de las ideas no logran ser llevadas a cabo, lo que obliga a la organización a adaptarse y flexibilizar su estrategia a la ejecución que alcance.

Por lo anterior, en esta ocasión se tendrán en cuenta 3 factores esenciales para pasar de la planeación a la ejecución, con una calidad óptima acercando los resultados lo más cercano posible a las proyecciones realizadas con la planeación.

  1. Disciplina:

Uno de los factores indispensables para pasar de la planeación a la ejecución es la disciplina tanto del ejecutante líder como de su equipo, para hacer un plan de acción, cronograma, seguimiento y cambios pertinentes para lograr la meta principal de la estrategia. La ejecución es el arte de hacer las cosas de madera sistemática, metodológica y estratégica con un objetivo claro.

Puede interesarle: Los errores más comunes en la ejecución de la estrategia organizacional.

Hay cuatro estrategias puntuales para mantener la disciplina en un equipo de trabajo. La primera de ellas es focalizarse. Como Daniel Goleman lo afirma en su libro Focus, uno de los factores más importantes de los procesos de atención que ayudan a la ejecución es enfocarse. El foco debe estar dirigido a lo más importante, sin perder de vista lo urgente y lo pendiente.

La segunda estrategia es actuar con indicadores de dirección. Esto significa que los planes de acción deben tener una dirección puntual de ejecución hacia la estrategia planeada. Debe hacerse un constante seguimiento y retroalimentación para asegurar que las acciones que se están llevando a cabo y las tareas puntuales, realmente estén en la dirección adecuada y si no, reacomodarlos para asegurar la ejecución eficiente.

La tercer estrategia implica mantener un cuadro donde se haga el seguimiento de la ejecución. La idea del cuadro, más allá de tener registro del proceso y asegurar retroalimentación en la ejecución de la estrategia, debe ser un cuadro que motive. Para que exista disciplina es indispensable la motivación como motor intrínseco de los colaboradores a seguir adelante con un plan teniendo clara la importancia del mismo.

Lea también: 5 Características de las metas adecuadas para su empresa.

La cuarta estrategia, es conectar responsabilidades. Para que se dé una ejecución impecable, se debe crear una cadena de responsabilidades. Esto quiere decir, que se debe tener una clara delegación de las tareas y cada colaborador debe tener clara comprensión de las mismas y la responsabilidad que estas implican. De ese modo, los colaboradores van a entender la importancia del papel que cumplen en la estrategia, asegurando la ejecución de sus tareas puntuales y las de su equipo en conjunto.

  1. El ejecutante

El ejecutante es el líder del equipo encargado de llevar a cabo una estrategia puntual definida previamente en pro de los objetivos organizacionales. Para lograr la ejecución la ficha clave es el ejecutante y tres factores puntuales de las habilidades y competencias de mismo.

La primera de ellas es la experticia que maneje el ejecutante frente a su cargo y responsabilidad. Esta experticia es de suma importancia pues es la que define la metodología que se va a implementar para la ejecución, qué conocimientos se van a priorizar y qué planes de acción se van a dar. Además, esta experticia va a disminuir el margen de error de la ejecución, aproximando al equipo a alcanzar los resultados esperados.

Recomendado: Los 4 pasos para una gestión del cambio organizacional efectiva.

El segundo es la capacidad del ejecutante de auto liderarse y liderar a su equipo. Si el ejecutante no tiene habilidades claras y bien desarrolladas de liderazgo, no va a saber guiar al equipo de manera efectiva para lograr la ejecución de la estrategia, desde la delegación de tareas, supervisión, planeación del cronograma y la motivación al equipo para cumplir.

El tercero es la inteligencia emocional y adaptabilidad que maneja el ejecutante. Al llevar a cabo una estrategia, hay factores sorpresa que se deben poder manejar con inteligencia emocional. Estos factores pueden ser derivados de las características de personalidad del equipo, imprevistos en el plan de acción, manejo del equipo entre otros. Cuando un líder no conoce sus fortalezas en inteligencia emocional, puede entrar en choques con el equipo y los imprevistos obstaculizando la ejecución de la estrategia.

  1. Tecnología

La tecnología apropiada asegurará la optimización y automatización de procesos que acelerará la capacidad del equipo de cumplir sus tareas y llegar a una mejor ejecución. Por otra parte, es de suma importancia usar la tecnología adecuada, desde las posibilidades de la organización, pues cada organización tiene un contexto y debe acomodarse a este.

Lea: 7 características de un colaborador de alto desempeño.

Además es muy importante hacer las capacitaciones pertinentes para que la tecnología cumpla su función de optimizar procesos y no se convierta en un obstáculo para aquellos quienes no saben utilizarla de la manera correcta. La tecnología no puede dominar el equipo, pues retrasará la ejecución, el equipo debe tener total control de las capacidades de la tecnología a la que se tenga el alcance.

Para concluir, es muy importante para tener una productividad extraordinaria, asegurar una ejecución impecable considerando el contexto de cada organización, la estrategia y la configuración del equipo. Para lograr pasar de planeación a ejecución, se debe tener en cuenta la disciplina del líder del equipo y de su equipo, las capacidades, metodología y experticia del ejecutante y por último, la tecnología recomendad para la ejecución.  

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados