Key Performance Indicators

Cómo alinear el talento humano y las metas de su empresa en 3 pasos

Una de las principales funciones de un líder es lograr alinear las metas individuales de sus colaboradores con los objetivos estratégicos de su organización. Para lograrlo es necesario seguir 3 pasos: definir las metas, asignarlas a los colaboradores adecuados y hacer seguimiento y evaluación al cumplimiento de los objetivos.

Sin embargo cumplir con estos 3 pasos no es suficiente para alcanzar el éxito esperado, es necesario transmitir a los colaboradores el propósito de su trabajo y la manera como sus metas individuales se conectan con las de sus colegas, jefes y colaboradores para finalmente tener un único objetivo estratégico en común y establecer los mejores caminos para llegar a él.

Según la firma global de consultoría estratégica y servicios profesionales Ernst & Young, para lograr que un propósito sea realmente importante para todos los integrantes de una organización, se debe partir de la cultura organizacional, es decir: establecer las condiciones adecuadas para que las personas sientan los objetivos estratégicos de la empresa como si fueran los suyos propios.

Recomendamos: 8 pasos para gestionar el cambio de la cultura organizacional

Parar lograr alinear el propósito de todas las personas en la empresa es necesario diseñar un esquema de difusión y evaluación organizacional que incluya los siguientes 3 aspectos fundamentales:

  1. Establecer las metas:

Lo primero que debe hacer el equipo directivo es ubicarse en la situación actual de la empresa tomando en cuenta la cantidad de empleados, los cargos de cada uno, el presupuesto de cada departamento y los objetivos esperados para el periodo en cuestión.

Con esta información clara, se debe proceder a establecer los objetivos estratégicos de la compañía, que servirán como hoja de ruta, e ir asignando una a una las metas individuales de los colaboradores y los equipos, siempre teniendo presente que estas deben ir atadas a las metas globales, que es finalmente el propósito que persigue la organización en su conjunto.

Encuentre acá: 3 Consejos para establecer metas corporativas exitosas

  1. Difundir las metas entre el equipo:

Una cultura organizacional constructiva, colaborativa y productiva es aquella en la que información circula con transparencia y está al alcance de todos los colaboradores. Por esta razón, los jefes deben encargarse de repartir las tareas y asignar las metas individuales a cada integrante de su equipo.

El objetivo de este proceso es dejar clara la conexión entre las tareas individuales y el propósito global de la organización. Las personas están más satisfechas y aumentan su productividad cuando saben tienen claras sus funciones, responsabilidades, tiempos de entrega y personas a quién reportar el cumplimiento de sus logros. Todo les permite ser conscientes del peso real de su trabajo y del aporte de mismo al cumplimiento de las metas globales de la empresa.

Lea acá: Los 8 elementos básicos para diseñar una estrategia corporativa exitosa

  1. Evaluar las metas:

De nada sirve establecer los objetivos estratégicos y asignar las metas individuales a los equipos y colaboradores si no se acompaña el proceso, se evalúan los resultados y se entrega la retroalimentación respectiva a los colaboradores para aprovechar las oportunidades de mejora identificadas y felicitar los logros alcanzados.

Los Key Performance Indicators (KPIs) permiten medir el cumplimento de las metas y hacer seguimiento periódico al desempeño de los colaboradores. Establecerlos es la mejor forma de ayudar a las personas a cumplir sus objetivos en el tiempo y la forma esperados. Al final del proceso es clave compartir los resultados con ellos para optimizar su desempeño y crear planes individuales de desarrollo (PID).

Encuentre acá: 10 pasos para crear un plan individual de desarrollo (PID)

Recomendamos: ¿Por qué debería implementar KPIs en su organización?

Sin metas no hay victorias, pero sin estrategia no hay forma de cumplir esas metas. Es esto lo que deben asumir las organizaciones como base para alcanzar el éxito y en medio de ese proceso es fundamental la asignación de metas individuales, el seguimiento y evaluación periódica a las mismas para aprovechar las oportunidades de mejora y alcanzar el nivel de productividad adecuado para cumplir y sobrepasar las metas inicialmente establecidas.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados