Clima Organizacional

4 Consejos para establecer una cultura organizacional productiva

Recordemos que la cultura organizacional hace referencia al conjunto de valores, principios, normas, procedimientos y conductas que comparten todos los integrantes de la plantilla de una organización por igual, sin importar su nivel de gestión del organigrama de la compañía.

La misión, la visión y los objetivos de la compañía soportan este conjunto de elementos nombrados anteriormente, que a su vez permiten unificar la dirección que debe tomar la empresa.

La dirección debe tener presente que cada vez que contrata a un nuevo empleado, está ingresando un ser humano en la compañía y que incluirlo en la cultura organizacional es clave para la productividad y el buen clima laboral.

Lea también: Los 4 Comportamientos que debería evitar para ser un gran líder

En una entrada anterior decíamos que la cultura organizacional define el funcionamiento de la compañía en el día a día y es tangible por medio de las conductas y rutinas de trabajo de los colaboradores, lo cual se complementa con el trabajo gerencial desarrollado por la dirección y la supervisión a cargo de los jefes en cada departamento.

No es tan sencillo mantener la cultura en la compañía, es relativamente fácil plantearlo pero difícil llevarlo a la práctica. Es bueno recordar que una cultura positiva, propositiva y colaborativa hará que sus empleados estén más felices y satisfechos para encarar con la mejor actitud los retos del día a día en la organización.

Por esta razón, hoy les traemos 4 consejos para crear y mantener una sólida cultura organizacional en su compañía.

  1. Cultura abierta:

Nadie en ningún lugar lo sabe todo, esa es una verdad absoluta. Es necesario que la organización tenga un equipo fuerte que se apoye en todo momento, que se ayude para resolver los problemas en conjunto y que permita la participación de todos los integrantes de la plantilla. Las culturas que cerradas que fomentan la exclusión afectan gravemente la productividad y competitividad de los empleados y la compañía.

Recomendamos: 6 Consejos para evitar conflictos en la oficina

  1. Saber escuchar:

Todos los integrantes de una organización tienen conocimientos y aportes para compartir con el resto de sus compañeros. Establecer una cultura en la que todos los integrantes puedan hablar cuando lo necesiten, al tiempo que escuchan a sus compañeros con atención y sin interrupciones es básico para fortalecer el ambiente laboral y el trabajo en equipo.

Lea también: 4 Aspectos importantes para lograr un trabajo en equipo eficiente

  1. Diversidad:

Un equipo robusto se compone de personas con habilidades complementarias, diferentes personalidades, aportes, expectativas e intereses. La diversidad en esos campos es un elemento clave para la cohesión de todo el grupo de trabajo. Diferentes puntos de vista ayudan a encontrar mejores soluciones y alternativas en la oficina.

Lea también: ¿Cómo ejercer un verdadero liderazgo colaborativo?

  1. Saber comunicar:

La comunicación es la base de cualquier relación, en este caso las laborales. Es el vehículo fundamental para que la asimilación de la cultura organizacional por parte de los colaboradores sea óptima. De los procesos y mecanismos de comunicación establecidos al interior de la compañía depende que los directivos y jefes puedan transmitir adecuadamente los principios, acciones, valores y metas corporativas que van a definir la cultura de la organización.

Lea más acá: La importancia de la comunicación interna en las organizaciones

Los empleados se desempeñan mejor cuando se les permite aportar sus conocimientos, cuando escuchan y se dejan ayudar de sus compañeros, cuando reciben retroalimentación constructiva y cuando sus directivos son claros y honestos acerca de sus expectativas. Convertir la transparencia y la retroalimentación en los pilares de su cultura organizacional se verá reflejado en el desempeño de sus colaboradores.

En conclusión, la definición de una cultura organizacional en las organizaciones es el reflejo mismo de lo qué es y lo que persigue la compañía. La cultura organizacional tiene como principal función el establecimiento de una identidad corporativa única que pueda ser transmitida a cada colaborador, además de generar un compromiso entre la plantilla para con la compañía y viceversa.

De la cultura organizacional depende el comportamiento, las actitudes y por ende la productividad y competitividad de los integrantes de la empresa.

Evaluar el clima laboral de su compañía hará que sus empleados mejoren su productividad

Artículos Relacionados