Clima Organizacional

Clima laboral: 5 Consejos para mejorar las relaciones laborales

En varias entradas anteriores hemos recordado que la calidad de las condiciones del clima laboral es directamente proporcional al nivel de satisfacción y motivación del talento humano en una organización, y que esto se ve reflejado en la efectividad del cumplimiento de las funciones de los colaboradores y por lo tanto, en la productividad y competitividad general de la empresa.

La organización se convierte en el lugar en el que pasamos la mayoría de nuestro tiempo y no es un secreto que mantener las ganas y motivación para realizar nuestras tareas depende, en gran medida, de la relación que se tenga con el resto del equipo de trabajo. Este es un tema que no es fácil de manejar, pero del cual puede depender el éxito en la búsqueda de los objetivos individuales y globales en la compañía.

Aunque el clima laboral es construido por toda la organización, empezando por los directivos y los encargados de recursos humanos, cada colaborador también debe hacer su mejor esfuerzo para sentirse cómodo en su trabajo y mejorar el ambiente laboral día a día.

Por esta razón, hoy vamos a revisar 5 recomendaciones para mantener unas relaciones laborales sanas, ayudar a mejorar el clima laboral y sentirnos satisfechos y motivados en el día a día de nuestro trabajo. Veamos:

1. Comunicación fluida:

Acá hemos hecho énfasis en la importancia de la comunicación interna en las organizaciones para alcanzar los objetivos y mejorar la productividad. De igual manera, la comunicación es clave para que el clima y las relaciones laborales funcionen, evitar hablar a espaldas de los compañeros es básico para que el trabajo no se convierta en un problema.

Hay que ser siempre directo en lo que se tenga que comunicar a otras personas y aprovechar el tiempo libre para conversar con los compañeros acerca del trabajo o de otros temas, esto ayuda a desconectarse un poco de la rutina y a afianzar las relaciones.

2. No culpar a otras personas:

Aunque a veces no tengamos responsabilidad en los errores o problemas dentro de algún proyecto en la empresa, inculpar directamente a otros no es una labor que nos corresponda.

Podemos salvar nuestra responsabilidad sin acusar a otros, todos tienen derecho a equivocarse y el camino es encontrar soluciones, no proferir acusaciones. Asumir la responsabilidad que tengamos cuando algo sale mal y ayudar a quienes se han equivocado es la solución indicada.

Evalúe el clima laboral de su organización preguntando a quién mejor lo conoce: sus colaboradores!

3. Compartir el éxito:

Cuando los compañeros de trabajo alcanzan primero las metas o triunfan en un proyecto, no debemos sentir celos o resentimiento por ello. Por el contrario, debemos alegrarnos y aprender de la forma como lo lograron para aplicarlo en nuestro propio trabajo.

Valorar el trabajo de los demás es necesario para fortalecer el clima y las relaciones laborales, esto demuestra el compañerismo y el interés que se tiene por el éxito del trabajo de todo el equipo, al tiempo que evita rivalidades incomodas.

4. Actitud positiva:

Aunque suena repetitivo, la actitud con la que se asume cada día de trabajo es determinante para el éxito de las relaciones con el equipo. Separar los problemas personales de los asuntos laborales es clave para mantener un buen clima laboral.

Mostrarse amable e interesado por las inquietudes de los demás ayuda a acercar a las personas y a mejorar el ambiente. Mostrarse alegre y generar nuevas conversaciones es recomendable para tener un día a día óptimo en la organización.

5. Ayudar y permitirlo:

Existen momentos en los que la ayuda y opinión de los compañeros de trabajo es necesaria. Y en ese momento es cuando notaremos que las buenas relaciones laborales son indispensables para desarrollar nuestras labores.

Es importante mostrarse disponible para ayudar a los compañeros cuando sea posible e igualmente dejarse ayudar cuando lo necesitemos. El trabajo en equipo funciona mucho mejor que el individualismo para alcanzar las metas y permite compartir conocimientos y afianzar las relaciones laborales.

En conclusión, un buen flujo de comunicación, evitar culpar directamente a otras personas de los errores, compartir y celebrar el éxito de los compañeros, mantener siempre una actitud positiva y constructiva y ayudar y dejarse ayudar son aspectos básicos para construir unas relaciones laborales fuertes, amables y provechosas, lo cual se reflejará en el estado del clima laboral en la organización.

Evalúe el clima laboral de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados