Key Performance Indicators

¿Cómo cerrar las brechas entre el diseño de la estrategia corporativa y su ejecución?

En entradas anteriores hemos definido a la estrategia corporativa como el plan que debe diseñar la dirección de la organización al comienzo de cada nuevo proyecto para conducir a la plantilla, ejecutar las tareas, cumplir los compromisos y alcanzar los objetivos establecidos.

El éxito de los proyectos, ya sean a corto, mediano o largo plazo, depende del adecuado diseño, ejecución y evaluación de las estrategias. Precisamente, el poder cerrar la brecha entre diseño y ejecución es uno de los problemas más comunes en las organizaciones. Puede suceder que se planifique de la mejor manera, pero que en la práctica no se ejecute tal y como queda plasmado en el papel.

La planificación estratégica es la base para empezar un proyecto y alcanzar con éxito las metas que se plantea una compañía. Su diseño es un proceso complejo que requiere de la mayor atención y concentración por parte de los encargados. La planificación requiere abrir esquemas y adaptarse a los posibles cambios que puedan presentarse en el camino, la ejecución por ende es mucho más complicada y debe ser menos rígida para sortear las complicaciones con que se encuentre.

Hoy vamos a presentar 3 aspectos a tener en cuenta a la hora de poner en marcha la ejecución de la estrategia corporativa, esto con el de traducir exitosamente las palabras en hechos en la organización. Veamos:

1. Participación:

La ejecución, y la planificación misma, requieren que se involucre a todas las personas que implique el proyecto, sin importar su nivel estratégico. Si no se incluye en el plan a todos los colaboradores necesarios, el momento de la ejecución se convertirá en un problema al no tener claras las responsabilidades de cada colaborador. El éxito empieza a partir del momento en que las personas tienen claro su papel, sus funciones, sus objetivos individuales y los globales por supuesto.

En este punto, la comunicación interna es la clave. El proceso debe ser abierto y honesto, se deben comunicar con claridad los problemas que hay que solucionar, la información necesaria para desempeñar las tareas y los objetivos que se persiguen. La distribución específica del trabajo y la apertura de la comunicación son claves para generar confianza al interior del equipo.

Las actividades lúdicas que involucren la participación de todo el equipo son de gran ayuda para fomentar el trabajo en grupo, para construir mejores relaciones y para definir los roles que juega cada colaborador al interior del grupo. Esa integración ayuda a convertir en realidad la planificación.

2. Alineación:

La dirección ha terminado el proceso de planificación estratégica que incluye todas las variables que interviene en el desempeño de la organización. Pero para que esa planificación se ejecute con éxito se requiere tener a todos los colaboradores en la misma página y en línea con el proceso.

La mejor manera de alinear a todo el equipo de cara a un nuevo proyecto es revisando los proyectos anteriores e identificando los errores que se cometieron durante la ejecución del trabajo. Reunirse con el equipo, comunicarles esas falencias identificadas y permitirles hablar para construir una estrategia que evite volver a cometer esos errores es clave para tener éxito y alinear el equipo.

3. Apropiación:

El plan estratégico creado por la dirección es sólido y las metas son inteligentes y alcanzables, el equipo ha participado y aportado sus ideas durante la planificación. El punto clave ahora es que el equipo se apropie del plan, que tenga claro lo que debe hacer, por qué debe hacerlo, para qué lo va a hacer y que entienda el impacto directo que tiene su departamento en la ejecución.

En este aspecto, la transparencia en un pilar fundamental para ejecutar el plan con éxito. Si cada colaborador puede entender con claridad su papel y comprende la manera en que encaja su labor en medio de todo el rompecabezas de la organización, será mucho más fácil que lleven adelante con éxito sus tareas.

Así las cosas, no basta únicamente con realizar un sólido proceso de planificación estratégica para alcanzar los objetivos. Cerrar brechas entre planificación de estrategia y ejecución requiere del compromiso y concentración de todo el equipo de trabajo de principio a fin.

Mantener al equipo alienado, permitir su participación en el proceso de toma de decisiones y promover una apropiación de la estrategia por parte de los colaboradores son las claves para volver realidad la estrategia que tanto tiempo y con tanto cuidado se ha estado diseñando. Por más planificación que exista, si no se logra una implementación y ejecución eficientes no se va llegar a ninguna parte.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados