Clima Organizacional

Cómo detectar los casos de acoso laboral en una organización

El acoso laboral o mobbing es conocido hoy como una de las problemáticas más frecuentes en el entorno organizacional y también la más silenciosa y compleja de detectar. Este tipo de fenómenos en las empresas es: la acción de uno o más individuos para producir miedo, desánimo, terror o carga laboral extra en aquellos que se muestran indefensos por personalidad, estrato socioeconómico o nivel de cargo en la organización.

Por lo general, se identifica un caso en el momento en el que las conductas por parte del acosador u hostigador son constantes, y a su vez generan un malestar en aquellos quienes están siendo acosados.

Lea también: Qué es el síndrome de burnout

Existen ciertas características que describen el perfil del acosador. Generalmente esta persona suele ser insegura al pensar que sus víctimas pueden llegar a ser amenazas para sus carreras profesionales.

Es por medio de las conductas de acoso que el victimario pretende reducir las capacidades laborales de la víctima y eventualmente afectarlo a nivel físico y psicológico. Según la ley 1010 del 2006, las conductas que evidencien son las siguientes:

  • Expresiones degradantes que demuestren racismo, homosexualismo, desagrado por estratificación social, o aspecto físico.
  • Actos de agresión física, independientemente de sus consecuencias.
  • Constantes amenazas de despido si alguna tarea no se llegara a cumplir como se quiere.
  • Comentarios constantes de descualificación profesional frente al público.
  • Imposición de carga laboral innecesaria y extra.
  • Exigencia de labores en horarios externos y excesivos.

Entre otras actitudes o conductas que demuestren abuso laboral por parte de jefes, pares o colaboradores.

En cuanto a las características de la víctima, se ha llegado a afirmar que no existe un perfil específico de esta; prácticamente todos podemos sufrir en cualquier momento un episodio de acoso laboral. Un acosador que perciba a una persona como una amenaza laboral, y mientras el entorno laboral lo permita, entonces esta persona puede ser propensa a ser víctima de acoso laboral.

Encuentre acá: 5 Consejos para equilibrar la vida personal y laboral

Sin embargo, se presume que en algunos casos existe un patrón en cuanto a las características que deba tener la víctima del acoso. Según Piñuel & Zabala (2001), los patrones del perfil de las víctimas suelen ser perfiles de personas: honestas, empáticas, comprometidas con su labor y la organización, alto sentido de justicia y alto rendimiento laboral. Para el acosador, en muchos casos, estas características pueden predecir los puntos débiles de las víctimas y es por ello que proceden a atacar en su contra.

Por su parte, existen organizaciones en las que las personas pueden ser más propensas o no a los casos de acoso laboral. El contexto de la organización es el principal factor para permitir múltiples casos de acoso. El proceso de acoso laboral se verá favorecido mientras no haya un orden en cuanto a la asignación de tareas y roles, al déficit de la gestión de conflictos presentados, y a un clima laboral desfavorecido.

Recomendamos: La adicción al trabajo disminuye la productividad

Se considera que uno de los factores que más influye en la creación de un clima laboral es el tipo de liderazgo que más se plasma en la gestión de los equipos de la organización. Si inicialmente los estilos de liderazgo se modificaran, los problemas detectados dentro de la organización cambiarían poco a poco.

Lea también: 5 Consejos para recargar energía durante las vacaciones laborales

A manera de solución y prevención de los casos de acoso laboral en las organizaciones, se han propuesto ciertos elementos de intervención tales como: establecer un programa adecuado de incorporación al puesto de trabajo, en las que se valoren las habilidades que aporta el nuevo empleado; integrar a los grupos de la organización para fomentar el buen trabajo en equipo,  una buena comunicación y reducir la competitividad entre pares; en caso de que se detecte un caso de acoso, intervenir de inmediato y validar el conflicto para generar un plan de acción tanto para la víctima como para el victimario.

Evalúe el clima laboral de su organización fácilmente e identifique y prevenga casos de acoso laboral

Artículos Relacionados

  • AnaMi

    En verdad las empresas requieren hoy en día de la bondad, alegría, generosidad y la belleza interna en cada una de las personas porque aunque el acoso es hacia una persona; lo realmente triste es la falta de solidaridad del equipo o compañeros de trabajo y es la falta de servir al otro que se ve, porque los demás asumen la posición de no intervenir y guardar silencio.

    En verdad las empresas requieren hoy en día de la bondad, alegría, generosidad y la belleza interna en cada una de las personas porque aunque el acoso es hacia una persona; lo realmente triste es la falta de solidaridad del equipo o compañeros de trabajo y es la falta de servir al otro que se ve, porque los demás asumen la posición de no intervenir y guardar silencio.

    Viví un acoso laboral de 18 años y lo más impactante es que las personas guardaban silencio, aún los de mis subalternos, grupos y equipos de trabajo y, ni siquiera los que apoyan al que te acosa; creo que lo que más causa daño son los que están con uno y uno les es útil, les sirve o siente que están con uno pero no hacen nada y aún más te dicen que sienten pena ajena. A la final denuncie el hecho último que además fue totalmente injusto y frente a más de 15 personas. Escribí una carta al Gerente con copia al acosador y a un miembro de la Junta y dure 6 meses más, me hicieron la vida bien difícil y me presionaron a renunciar después de 26
    Años de trabajo.

    Hoy en día más que el acoso siento que falle profesionalmente porque siendo una ingeniera de alto nivel con experiencia en proyectos no lo supe manejar y si he querido escribir un libro porque nadie de imagina lo que en realidad sucede.

    Abrazo afectuoso, AnaMi Sánchez

    • Merce

      Al final has escrito el libro? Porque si importa que todo el mundo sepa lo que realmente sucede, lo miserable que es el acosador y lo patético que son los compañeros consentidores, dan náuseas.

  • AnaMi

    La situación va más allá, la idea es que las empresas sean capaces de administrar la diversidad cada vez mayor en la fuerza laboral, para captar el talento y compromiso de sus trabajadores hacia el bienestar integral de uno con todos y para todos.

    En verdad las empresas requieren hoy en día de la solidaridad, bondad, alegría, generosidad y la belleza interna de cada una de las personas porque aunque el acoso es hacia una persona; lo realmente triste es la falta de solidaridad del equipo o compañeros de trabajo y es la falta de servir al otro que se ve acosado; porque los demás asumen la posición de no intervenir y guardar silencio.

    Viví un acoso laboral de 18 años y lo más impactante es que las personas se quedaban calladas, aún los de mis subalternos, grupos y equipos de trabajo y, ni siquiera los ataques de los que apoyan al que te acosa; creo que lo que más causa daño son los que están con uno y uno les ha sido útil, les sirve o se dicen que están con uno, pero no hacen nada y más aun te dicen que sienten pena ajena.

    A la final denuncie el último hecho que además fue totalmente injusto y frente a más de 15 personas. Escribí una carta al Gerente con copia al acosador y a un miembro de la Junta y dure 6 meses más, me hicieron la vida bien difícil y me presionaron a renunciar después de 26
    Años de trabajo sin importar mis resultados y beneficios, pues fui una empleada de 110 horas semanales y que el acosador solo tenía 3 años para jubilarse.

    Hoy en día más que el acoso siento que falle profesionalmente porque siendo una ingeniera de alto nivel con experiencia en proyectos, no lo supe manejar.

    He querido escribir un libro porque nadie se imagina lo que en realidad sucede.

    Cualquier aclaración con gusto la atenderé.
    Abrazo afectuoso, AnaMi Sánchez

  • Leticia

    Hay otra forma de acoso laboral que no proviene de una persona, sino de la propia organización: Cuando la empresa decide reestructurar su plantilla, prescindiendo de los profesionales con mayor experiencia y nivel salarial para sustituirlos por becarios, puede llegar a la conclusión de que es más barato invitar a la gente a marcharse que pagar un despido improcedente; para ello, puede valerse de personas recién contratadas con contratos basura cuya continuidad en la empresa dependerá de su colaboración a “invitar” a los elegidos a marcharse. Dado que es una estrategia promovida desde la propia dirección, el empleado acosado no tiene a quien acudir y su única defensa es la resistencia, hasta que dado un tiempo razonable, la empresa no tenga otro remedio que ceder y recurrir al despido.

  • Eduardo Daniel Susel

    Tu artículo aplica perfectamente en mi caso, tanto en mi perfil como víctima del acoso como por parte del/los acosadores. Ni que hablar que el caso sucedió en la empresa farmacéutica más grande del mundo sucursal Argentina (Pfizer SRL para ser precisos).
    Finalmente yo fui despedido hace casi un año, pero quien generó esa situación (un coordinador que no podía coordinar ni un juego de ludo) fue despedido a los pocos meses, resultado de ser un total inepto.

  • Patricia Ballesteros

    Soy psicóloga especialista en recursos humanos, con más de 20 años de experiencia en diferentes tipos de empresas.
    Lamentablemente, acoso laboral hay en casi todas las empresas, y este se da por parte de los gerentes, jefes y/o dueños; así como de los compañeros de la empresa de la misma área o de otras.
    No considero que haya un perfil de acosado. Para mí la sola condición de necesitar trabajar, en un mundo en el que cada vez hay más personas y menos trabajo, es la condición para aceptar y/o permitir el acoso laboral: por necesidad!!!! Por no perder el trabajo!!!!
    Desafortunadamente, los líderes de las empresas, no son conscientes de que esto lleva s la desmotivación en el trabajo, falta de mística, de pasión por el trabajo y sentido de pertenencia con la empresa; lo que en últimas afecta los resultados de la empresa!!!

    • Patricia tienes razón , lamentablemente no hay liderazgo en las organizaciones y eso motiva a que el acoso laboral se de por parte de personas que no son aptas y se sienten débiles ante personas que si son capaces y se valen de toda artimaña para presionar a que renuncien por si solas. tienes razón esto impacta en la productividad y calidad en las empresas pero , si no hay un VERDADERO LÍDER este tipo de acciones se dan. Y el caos lo provoca el dueño de la empresa por no tener la capacidad para motivar , por lo tanto se crea el ambiente para cometer toda clase de atropellos con la gente, y esto se da en la mayoría de las organizaciones no importa el ramo que sea.

  • Excelente y acertado en las características de la víctima pues al convertirse en un peligro para el jefe prefieren tenerlo lejos de la organización. Lamentablemente fui víctima de este caso que no supe reconocerlo a tiempo

  • Hola Ana María, gracias por compartir estas valiosas reflexiones. Es un tema espinoso que a veces se esconde, en el caso de los directivos, en la supuesta manera particular de liderar de cada uno, cuando en verdad están acosando laboralmente a sus colaboradores y aunque la mayoría de las víctimas son personas nobles, muchos otros deciden enfrentarlos pero a un costo muy elevado. En fin, es un tema que hay que prestarle más atención y conocer las conductas que se están manifestando, es el primer paso para un efectivo cambio de comportamientos y crear un entorno sano, más humano. Saludos