Productividad

¿Cómo ejercer un verdadero liderazgo colaborativo?

En una entrada anterior hablábamos de los estilos de liderazgo presentes en las organizaciones y mencionábamos al liderazgo participativo como uno de ellos. También llamado liderazgo colaborativo, lo definíamos como un estilo en el cual el líder tiene la última palabra, pero siempre tiene en cuenta las opiniones de su equipo de trabajo para tomar las decisiones.

La implementación del liderazgo colaborativo logra que los colaboradores se sientan valorados y tenidos en cuenta, lo cual va a aumentar su motivación y productividad. Es el tipo de liderazgo que más se adecua cuando los objetivos de la organización demandan un alto grado de trabajo en equipo que exija la calidad y no la rapidez para lograr los desafíos propuestos.

Un artículo de la revista Harvard Business Review acerca de este estilo de liderazgo explica que los gerentes que lo ejercen adquieren mayores facilidades y herramientas modernas para potenciar al máximo las habilidades de sus colaboradores por medio de un sólido trabajo en equipo. Esto debido a que permite la conexión emocional con los trabajadores de entre 18 y 30 años, que están llegando a ser cada vez más en las plantillas de las empresas y que prefieren estilos de trabajo y dirección más flexibles y participativos que los tradicionales.

El objetivo del liderazgo colaborativo es que los gerentes sean capaces de escuchar y convertir en estrategias y soluciones efectivas las ideas de sus colaboradores que incluyen diferentes puntos de vista acerca de un mismo tema y aportan nuevas oportunidades de mejora en diferentes campos de acción. Hemos insistido en la necesidad de afianzar el vínculo entre la empresa  y sus empleados y el liderazgo colaborativo es una oportunidad inmejorable para lograrlo.

El éxito del liderazgo colaborativo radica en que los participantes del mismo, principalmente los gerentes que lo ejercen, estén convencidos de la efectividad y beneficios que implica. Por esta razón vamos a entregar 5 consejos para que esa colaboración y trabajo en equipo funcionen realmente. Veamos:

1. Credibilidad:

Trabajar en equipo y permitir la participación de la plantilla en las decisiones de la organización implica que la dirección tenga una elevada confianza y crea firmemente en sus colaboradores.

2. Saber escuchar:

El éxito del modelo implica la paciencia y tranquilidad a la hora de escuchar la opinión de los colaboradores. Permitir opiniones divergentes y tomarlas en cuenta a la hora de definir las soluciones es parte fundamental del proceso.

Estableza las metas de sus colaboradores y hágales seguimiento fácilmente para aumentar la productividad de su organización

3. Administrar las diferencias:

Los miembros de un equipo son muy diferentes entre sí y su pensamiento y puntos de vista también lo son y eso es un aspecto valioso para el liderazgo colaborativo puesto que entre más diferencias existan entre el equipo mejor será el resultado. El líder del equipo debe aplicar la inteligencia emocional para administrar y aprovechar esa diversidad presente en su equipo de colaboradores.

4. Saber comunicar:

La comunicación interna es fundamental para el éxito en cualquier organización, transmitir correctamente los objetivos y estrategias corporativas es clave para el éxito del liderazgo colaborativo. Reconocer los logros de los colaboradores y moderar los debates a la hora de tomar decisiones dependen también de esa capacidad comunicativa.

5. Meta compartida:

El éxito de un trabajo en equipo depende de que existan unas metas en común previamente definidas y transmitidas a todos los colaboradores. Sin objetivos en común nunca se va a consolidar el equipo y el ambiente colaborativo que persigue este tipo de liderazgo, la motivación y cohesión de la plantilla depende de la claridad de los objetivos.

Estos son consejos prácticos que usted puede tomar en cuenta a la hora de adoptar un liderazgo participativo para conducir su organización y darle un valor agregado por medio de las percepciones y opiniones de su propia plantilla.

Recuerde que no siempre usted tiene la verdad absoluta y que los puntos de vista divergentes son tan valiosos como los suyos y pueden aportar mucho a la productividad de la empresa. Todo es cuestión de saber escuchar y tomar decisiones equilibradas que se conviertan en estrategias y soluciones de negocio efectivas y competitivas.

Evalúe el cumplimiento de las metas de su equipo y mejore la productividad de su organización

Artículos Relacionados