Recursos Humanos

¿Cómo impulsar la innovación a través del design thinking?

Las empresas se están viendo enfrentadas a dinámicas comerciales, culturales y sociales cada vez más complejas en el marco de la economía digital. Frente a este panorama, la innovación se ha convertido en la principal fuerza impulsora de empresas como Amazon, Google y Facebook. Sin embargo, ¿cómo podemos impulsar la innovación de manera efectiva en nuestras empresas?

El cambio es inevitable. Se deben transformar las estructuras y procesos organizacionales para dar paso a nuevas formas de gestión donde la innovación sea un componente que permita alcanzar los resultados esperados. Las empresas no pueden seguir dependiendo únicamente de la planificación estratégica que busca optimizar los procesos mediante la reducción de variables.

Lea también: Tres cualidades del empleado ideal, según el CEO de LinkedIn

Aunque no se puede enseñar a ser innovador, existe una metodología que facilita la generación de nuevas soluciones y paradigmas ante los nuevos retos empresariales. Se trata del design thinking, un mecanismo que plantea la resolución de problemas aplicando el pensamiento del diseño para crear nuevos productos y experiencias de negocio que trascienden lo funcional.

Por esta razón, vamos a explicar algunas claves del design thinking, que son expuestas por el CEO de Idea Couture, Idris Mootee, en su libro ‘Design thinking para la innovación estratégica’:

  • Centrarse en el usuario

En el mundo empresarial, los problemas son el punto de partida. Es decir que, si algo funciona, no se debe hacer ningún esfuerzo por mejorarlo. Sin embargo, esto no es ningún indicador de la satisfacción de los clientes. Frente a esto, el design thinking coloca al cliente en el centro de todo, por lo cual la comprensión de sus necesidades y expectativas insatisfechas es imprescindible para proponer nuevas ideas.

  • Crear procesos más flexibles

Muchas veces una idea innovadora queda en el olvido por cuenta del complejo entramado burocrático de una empresa. El design thinking promueve un enfoque de “actuar para aprender”, en el que la organización debe ser más abierta ante nuevas propuestas realizadas por los empleados, procurando que la experimentación y la creatividad se conviertan en un componente fundamental de la cultura organizacional.

Recomendamos: 9 Principios clave para motivar a sus colaboradores

  • Generar valor, no solo capturarlo

Según Moore, más del 80 por ciento de los sistemas y técnicas de gestión se enfocan en capturar valor, y no en crearlo. Instrumentos como la Planificación de los Recursos Empresariales (ERP), Six Sigma o Lean Startup son útiles para hacer que un negocio se mantenga en funcionamiento. Sin embargo, el design thinking busca que cada proceso cree valor a través del diseño de soluciones disruptivas y atractivas.

  • Diseño de experiencias

¿Sabe cómo se relacionan los clientes con su producto o servicio? El diseño de experiencias es un conjunto establecido de prácticas del design thinking que involucran desde el descubrimiento del producto hasta la interacción con el mismo. Permitiendo analizar cómo se relacionan las personas con el producto, servicio o marca para descubrir cómo cautivarlos mediante una experiencia distinta.

Le puede interesar: ¿Cuáles son los secretos de Google para tener mejores gerentes?

  • Crear equipos multidisciplinarios

La base de la innovación es la diversidad. Cuando una organización cuenta con miembros de diversas áreas puede impulsar la generación de ideas disruptivas que ayudan a los empleados a salirse de sus roles convencionales y a erradicar los esquemas de pensamiento propios de su zona de confort para confrontarlos con ideas de otra naturaleza para resolver problemas de forma creativa.

Con cada una de estas claves le brindará a su organización una ventaja competitiva frente a los demás.  Sin embargo, este mecanismo debe funcionar en armonía con otros procesos que tienen lugar al interior de la empresa. Pues como afirma Mootee: “El design thinking es la búsqueda de un equilibrio entre los negocios y el arte, la estructura y el caos, la intuición y la lógica, el concepto y la ejecución, el espíritu lúdico y la formalidad, y el control y la libertad”.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente con Acsendo Flex y aumente la productividad de su organización

Artículos Relacionados