Clima Organizacional

¿Cómo tratar un despido sin desestabilizar el clima laboral?

En un mercado tan cambiante y dinámico como el actual, en ocasiones en las organizaciones aparecen las crisis económicas, la falta de resultados y la baja consecución de los objetivos propuestos. Es en ese momento cuando la dirección suele ponerse en la tarea de identificar los errores cometidos y revisar las estrategias corporativas para retomar el rumbo.

Una de las medidas más temidas e impopulares que puede presentarse en estos casos es el recorte de plazas de trabajo para equilibrar la situación y hacer una reorganización de la plantilla para mejorar los indicadores de desempeño y los resultados.

Cuando la dirección de la organización decide revisar la composición de la plantilla de colaboradores para suprimir o fusionar cargos, los empleados entran en un estado de incertidumbre y preocupación al asumir que cualquiera de ellos puede perder su trabajo por cuenta de la reestructuración que se va a implementar.

Sin duda, esta es una situación que afecta el clima laboral de la compañía y por ende la motivación y  productividad de los colaboradores. Es bien sabido que los despidos y cambios de personal son acciones normales en las organizaciones, el tema clave es saber manejar la situación con los empleados involucrados y tener una conversación sincera con ellos para explicar las razones de la decisión.

Cuando este tipo de acciones no se manejan de la forma adecuada, pueden causar un descontento en el resto de la plantilla y una sensación de injusticia por cuenta de decisiones que parecieran no tener sustento. Los despidos repentinos causan temor y desmotivación en la plantilla, puesto que se asumen como una acción deliberada que le puede ocurrir a cualquier colaborador en cualquier momento.

Sin embargo, un despido puede manejarse con la sensibilidad que requiere para justificarlo ante el resto de la plantilla y evitar desestabilizar el buen clima laboral por el cual tanto se ha trabajado. Hoy vamos a reseñar 5 puntos importantes a la hora de manejar esta situación para mantener el buen clima organizacional de la empresa. Veamos:

1. Comunicar al afectado anticipadamente:

La dirección debería informarle con suficiente tiempo de anticipación al empleado o empleados que van a verse afectados con el recorte de personal la decisión. Esto ayuda a que las personas tengan un tiempo adecuado para asimilar la situación y empezar a buscar nuevas ofertas laborales, también funciona para que la transición entre la salida y la fusión de cargos o llegada de un nuevo empleado se haga de la manera más productiva y limpia posible.

2. Hablar personalmente con el empleado:

Es muy importante tener una conversación sincera y respetuosa con el empleado despedido. La charla debe incluir los motivos por los cuales la organización prefiere prescindir de sus servicios y debe permitir que él haga sus descargos y entregue las explicaciones pertinentes al caso. Se debe evitar a toda costa comunicarle por escrito su despido sin dedicarle un tiempo personalmente para justificar la decisión.

3. Reconocer los logros del empleado:

Es cierto que el empleado va a ser despedido y que puede deberse a decisiones tomadas por la compañía o a fallas o faltas graves cometidas por el colaborador. Sin embargo, todas las personas cometen errores y consiguen aciertos y es importante reconocer al empleado sus logros, sus aportes a la compañía y agradecerle por las labores realizadas durante el tiempo que estuvo con la compañía, resaltándole las cosas que hizo bien y recordándole las que debería mejorar a futuro.

4. Ayudar al empleado a futuro:

Si la relación terminó de manera cordial, lo cual sería siempre lo ideal, la dirección puede ser de gran ayuda para el empleado en su transición hacia un nuevo empleo. Esto puede hacerse a través de recomendaciones y referencias laborales entregadas a las compañías donde la persona está aplicando para obtener un nuevo puesto de trabajo.

5. Informar a la plantilla:

Los integrantes de la organización deberían enterarse por parte de la dirección que un compañero suyo ha sido despedido y, si es posible, comunicar las razones por las cuales fue tomada la decisión. Sería bastante positivo permitirles expresar sus opiniones y sensaciones sobre lo ocurrido para entablar un dialogo al respecto y mantener un clima laboral óptimo de cara a continuar sin afectaciones ni incertidumbres las labores de la compañía.

Aunque en ocasiones un despido puede ser muy complicado para la propia compañía y puede deberse a razones netamente económicas, en otras puede ocurrir por errores graves por parte de los empleados. Cuando esto pase, la compañía debe evitar la generación de rumores y comentarios sin fundamentos al interior de la plantilla.

La dirección debe asumir la situación con responsabilidad, ejecutar el despido por medio de una comunicación franca y directa con la persona y contarle a la plantilla que esa persona no estará más junto a ellos. Así podrán continuar con las labores cotidianas y mantener un clima laboral apto para alcanzar los objetivos corporativos.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados