Key Performance Indicators

El Balanced Scorecard y la importancia de la estrategia

Recordemos que el Balanced Scorecard es la herramienta o metodología que ayuda a lograr un balance integrado del avance, crecimiento, productividad y competitividad de una organización y que proporciona la información necesaria para definir la dirección que deberá seguir la compañía en el futuro.

Los Key Performance Inidicators (KPIs) conforman el Balanced Scorecard y se establecen de acuerdo a la estrategia de negocio seleccionada por la compañía para llevar adelante sus procesos y a los objetivos y metas que quiera conseguir. Por esta razón, al monitorizar los KPI lo que se está haciendo es monitorizar directamente la actividad y desempeño real del negocio de la compañía.

Robert Kaplan y David Norton, creadores del BSC en 1992 afirman: “BSC es la representación en una estructura coherente, de la estrategia del negocio a través de objetivos claramente encadenados entre sí, medidos con  los indicadores de desempeño, sujetos al logro de unos compromisos (metas) determinados y respaldados por un conjunto de iniciativas o proyectos. Un buen Balanced Scorecard debe contar la historia de sus estrategias, es decir, debe reflejar la estrategia del negocio.”

La estrategia seleccionada para llevar adelante el trabajo debe integrar a todos los colaboradores de la organización, sin importar el nivel estratégico que cumplen, para que en conjunto puedan conseguir los objetivos trazados por la compañía.

El éxito de la estrategia depende, en primera medida, del establecimiento de canales de comunicación efectivos que sean capaces de transmitir la información, que incluye la visión, misión y objetivos, a todos los integrantes de la plantilla que conforma la organización.

Hoy vamos a revisar 5 aspectos importantes para garantizar que el diseño de la estrategia tenga éxito y se ejecute de la mejor forma posible, veamos:

1. Sintetizar:

Los gerentes deberían estar en la capacidad de sintetizar la información y elegir los componentes más importantes y significativos de cara a formular una estrategia concreta, efectiva y que abarque todos los objetivos que se plantea la organización.

Evalúe el cumplimiento de las metas de su equipo y mejore la productividad de su organización

2. Priorizar:

Es recomendable que el equipo gerencial realice un debate para definir los objetivos críticos que va a perseguir la organización, de esta manera se podrá establecer cuáles de los objetivos tienen prioridad sobre otros, lo cual va a evitar inconvenientes a la hora de ejecutar la estrategia.

3. Asignar:

Recordemos que la estrategia de ejecución tiene como fin lograr los objetivos que se plantea la organización y por esta razón cada uno de esos objetivos deben asignarse a un colaborador o equipo de trabajo. De esta manera se evitarán conflictos de ejecución entre equipos y se garantizan los recursos necesarios para lograrlo.

4. Medir:

Cada uno de los objetivos debería poder medirse para hacerle un seguimiento específico y determinar su avance y nivel de cumplimiento en el transcurso del tiempo. Igualmente, cada objetivo debe tener un plazo límite de ejecución establecido desde el principio del proceso.

5. Recapitular:

Finalmente, y antes de comenzar con la ejecución del trabajo, todo el equipo gerencial debe reunirse para validar la estrategia seleccionada y verificar que la información corresponde a la acordada previamente. Los objetivos, los plazos, las asignaciones de funciones y la estrategia de ejecución deben estar en línea con las expectativas y acuerdos del equipo que las diseñó.

En conclusión, la estrategia es la llave para la correcta ejecución de los procesos y por ende del cumplimiento de los objetivos corporativos. Al ser la hoja de ruta, la estrategia debería estar perfectamente diseñada y verificada antes de ser puesta en marcha para evitar contratiempos en el camino como por ejemplo el mal uso de los recursos, la desalineación del equipo de trabajo o la perdida de compromiso o motivación de los colaboradores, que son quienes finalmente la ejecutarán.

Una estrategia de acción efectiva y bien planificada se ve reflejada en el crecimiento y evolución del negocio, en mejoras continuas en la ejecución de los procesos y operaciones, en la sostenibilidad de la compañía y en la motivación y fidelidad de la plantilla de colaboradores.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados