Productividad

Síndrome de Burnout: cuando sus trabajadores se queman

El síndrome de Burnout se refiere a un proceso de desgaste gradual mediante el cual las personas contraen un tipo de estrés laboral crónico y cuya evolución implica la pérdida total del interés por sus responsabilidades profesionales e incluso personales.

Los trabajadores que experimentan este síndrome se sienten crónicamente agotados física y mentalmente, y no pueden recuperar la energía perdida simplemente con un descanso extenso puesto que estamos hablando de una condición médica que necesita un tratamiento profesional y adecuado para su recuperación.

El psicólogo alemán Herbert Freudenberger publicó en 1980 un libro llamado Burn Out: The High Cost of High Achievement. What it is and how to survive it, en el cual revelaba las causas y consecuencias de ese fenómeno de desgaste laboral al cual denominó síndrome de agotamiento laboral o fatiga laboral crónica más conocido como Burnout, llamado así puesto que significa que la persona se encuentra fundida o quemada.

Freudemberg cuenta en su libro que decidió estudiar el tema a fondo tras observar que la mayoría de las personas al cumplir un año en su trabajo empezaban a sufrir una perdida continua de energía e interés por el desarrollo de sus labores que derivaba en un inusual agotamiento físico y mental, en una fuerte depresión y en una enorme desmotivación para realizar su trabajo.

“La situación finalmente se torna insoportable y deriva en un deterioro y cansancio excesivo  y progresivo unido a una reducción drástica de energía, acompañado a menudo de una pérdida de motivación laboral y que a lo largo del tiempo afecta las actitudes, modales y el comportamiento del individuo en su lugar de trabajo y en su familia”. Herbert Freudemberg.

Síntomas de Burnout

Los trabajadores que sufren el síndrome de Burnout empiezan a sentir una fatiga mental y física crónica que conlleva al distanciamiento con sus colegas, a un estado de somnolencia permanente, a una distracción y falta de concentración notorias y a la pérdida paulatina del interés por el cumplimiento de sus funciones profesionales e incluso por sus asunto personales y familiares, lo cual redunda directamente en su productividad y en la de la organización para la que trabaja. Las consecuencias médicas incluyen la perdida grave de las defensas, los bajos niveles en el índice de presión arterial y cuadros depresivos severos y altamente peligrosos.

¿Cuáles son las causas y qué hacer?

El exceso de trabajo y los horarios laborales extendidos son las principales causas del Burnout en las organizaciones, el estrés que produce en los trabajadores la sobrecarga de trabajo los lleva a pasar mucho más tiempo del indicado en las oficinas y a aislarse de su propios compañeros de trabajo e incluso de sus familiares con tal de conseguir sus objetivos laborales, la negación de la situación por parte de la persona que lo sufre termina convirtiéndose en un círculo vicioso incontrolable que confirma la adquisición del síndrome.

Los encargados del departamento de recursos humanos deberían estar muy atentos a cualquier señal que presente alguno de los colaboradores de la compañía y que pueda suponer la presencia del síndrome de Burnout, puesto que de no diagnosticar y atender la situación a tiempo las consecuencias para la salud y el equilibrio emocional de las personas podrían ser irreparables, además de la consecuente pérdida de productividad laboral que implica para la organización el que un empleado sufra esta situación.

[hs_action id=”12165″]

Artículos Relacionados