Productividad

Exceso de trabajo: riesgos en la salud y disminución de la productividad

Incrementar la productividad y reducir los gastos, son dos de las grandes prioridades de nuestra época, tanto para los trabajadores como para las empresas. El afán por aumentar la remuneración trabajando de más, ha llevado a las personas a descuidar su salud y bienestar, aún sabiendo o ignorando las consecuencias que trae hacerlo. El estrés, la ansiedad, el aumento de peso y la falta de sueño y descanso necesario son sólo algunas de las consecuencias que trae el exceso de trabajo y que termina afectando gravemente la salud de los empleados.

Según un estudio presentado por la Oficina alemana de Protección del Trabajador, las jornadas laborales de más de 8 horas diarias no sólo perjudican la salud gravemente, sino que además ese afán ya sea de la empresa o del trabajador mismo por multiplicar el capital reduce notablemente la capacidad y motivación de los trabajadores al no estar completamente sanos. La falta de tiempo para sí mismo y el descuido de las relaciones privadas producen una serie de tensiones peligrosas para la salud.

La mayoría de expertos en gestión de Recursos Humanos coinciden en que un total de 40 horas semanales, idealmente repartidas en 8 diarias de lunes a viernes,  es el tiempo indicado, justo y necesario para dedicar al trabajo. Sin embargo, son muchas las personas que deciden destinar mucho más tiempo a realizar sus labores, ya sea llevándose el trabajo a su casa o trabajando en la oficina en horarios fuera de los establecidos. Esta situación puede ser contraproducente y afectar gravemente el bienestar del empleado y la productividad de su trabajo.

Una investigación realizada en el Reino Unido por científicos británicos y finlandeses, encontró una relación directa entre el trabajo extra y la depresión y sus consecuencias en el deterioro de la salud de las personas. El estudio fue publicado en el sitio web de la revista estadounidense  Plos One y se realizó durante seis años con 2.123 empleados públicos británicos de entre 35 y 55 años con una buena salud mental.

Al inicio y final de la investigación, los participantes respondieron a cuestionarios para conocer el estado de su salud mental y el número de horas que trabajaban. De acuerdo con el informe, los funcionarios con turnos de 11 o más horas al día multiplicaban por 2,3 a 2,5 su riesgo de padecer una depresión clínica, con respecto a los que tienen una jornada de siete a ocho horas.

Científicos de la Universidad Estatal de Kansas (Estados Unidos), trabajaron con un grupo de personas cuya jornada laboral superaba las 50 horas semanales, lo que los expertos consideraron una adicción, y encontraron una clara reducción de su bienestar mental y físico. El estudio fue publicado en la revista especializada Financial Planning Review y concluyó que estas personas no tienen al bienestar entre sus prioridades y que prefieren un alto desgaste físico y emocional con tal de aumentar sus recursos económicos.

Estas investigaciones, entre muchas otras, demuestran que las jornadas de trabajo extra, sumadas al desgaste natural ocasionado por el horario normal de trabajo, son un asunto delicado que debe regularse o controlarse, ya que las consecuencias pueden ser crónicas para la salud mental y física, y afectar permanentemente el bienestar de los empleados. Cuando esto sucede, se descuida la atención de los asuntos personales y la productividad laboral termina reduciendo drásticamente, a pesar de trabajar exageradamente.

Evaluar el clima laboral de su compañía hará que sus empleados mejoren su productividad y bienestar

Síntomas de exceso laboral

Las señales que indican que usted esta excediéndose en el tiempo que dedica a su trabajo incluyen aplazar sus horarios normales para alimentación e hidratación o incluso cancelarlos por atender otros pendientes. Esto afecta directamente la productividad y la creatividad al reducir o dejar de ingerir los alimentos suficientes para el bienestar de nuestro cuerpo. Llevar el trabajo a la casa cada noche o tomar los fines de semana como extensión de tiempo para realizar labores de la oficina son otro síntoma de exceso laboral que puede afectar nuestra salud.

Estas situaciones hacen que perdamos el tiempo necesario para estar con nuestra familia, para recrearnos, para descansar, para atender asuntos personales y generan estrés, insomnio y trastornos graves de salud que pueden afectarnos irreversiblemente. Otros estudios han determinado que algunas personas ven en el trabajo excesivo una forma de escapar a otro tipo de obligaciones, como puede ser las sociales, familiares o personales, esto puede suceder cuando sus vidas no son plenamente satisfactorias en estos aspectos, y encuentran en ello, un método, nada saludable, para alejar esos sentimientos y sentirse mejor.

Ante este panorama, los departamentos de Recursos Humanos de las organizaciones deben velar por diseñar estrategias efectivas para atender a los empleados con estos síntomas, desarrollar una correcta y equilibrada planeación de la distribución y duración de las jornadas laborales y mantener siempre el bienestar, la motivación y el rendimiento del talento humano, para evitar inconvenientes graves que afecten no sólo la productividad de la compañía, sino la integridad misma de los colaboradores.

La evaluación de clima laboral le permite identificar las razones por las cuales sus empleados están desmotivados

Artículos Relacionados