Clima Organizacional

Flexibilidad laboral, el debate continúa

Ayer hablábamos de la implementación de los horarios de trabajo flexibles como una medida positiva y beneficiosa tanto para el bienestar y la satisfacción de los empleados como para el incremento de la productividad de las organizaciones.

Sin embargo, hay muchos gerentes que no están del todo convencidos de la medida y se niegan a establecerla e incluso hay otros como la ex ejecutiva de Google y actual CEO de Yahoo, Marissa Mayer, que han dado marcha atrás y han decidido eliminar por completo la flexibilidad en los horarios de sus colaboradores.

Todo comenzó en febrero de este año cuando la recién llegada jefe de Yahoo se dio cuenta que la mayoría de los estacionamientos y cubículos de los trabajadores en las oficinas centrales de la empresa en Sunnyvale (California) estaban vacías y que eran muy pocos los empleados que asistían a la sede en algún momento del día. Esto se debía a que durante las administraciones anteriores, los ejecutivos de la compañía habían implantado un modelo de flexibilidad horaria acogido por la mayoría de los empleados que permitía incluso no asistir a Sunnyvale ningún día a la semana en el caso de algunos cargos.

Ante el asombro por la situación, Mayer convocó al directorio de la compañía para comunicarles su decisión de revocar la medida y de eliminar prácticas como el teletrabajo, o trabajo a distancia, por el cual era ampliamente reconocido Yahoo en el mundo de las empresas tecnológicas. Mayer afirmaba que ese tipo de practicas era una de las razones por las cuales se había perdido la conexión, la comunicación, la integración, la creatividad entre los trabajadores y una de las posibles causas del deterioro de la competitividad y la falta de resultados de Yahoo frente a eternos rivales como Google y Microsoft.

Por esta razón, mediante un comunicado dirigido a sus empleados, Mayer les hizo saber que partir de junio pasado toda la plantilla debía volver a sus oficinas y les advirtió que quien no lo hiciera sería despedido. Entre las razones que enunciaba la misiva se explicaba que la necesidad de la empresa era volver a ser un sólo Yahoo y que para eso debían empezar por trabajar físicamente todos juntos para fomentar la unión de grupo y para que de la comunicación directa entre todos surgieran nuevas y mejores ideas para mejorar los resultados de la compañia, aducía además que la velocidad y la calidad del trabajo se sacrificaban cuando los colaboradores lo realizaban desde sus hogares.

Esta medida tomó por sorpresa a la mayoría de los empleados que mostraron su descontento y alegaban que la flexibilidad horaria era uno de los mayores atractivos en las políticas contractuales de Yahoo. La polémica se encendió, pues son varios los estudios que indican que el trabajo a distancia y la flexibilidad laboral son modelos organizacionales propios de esta época y que incrementan notablemente la productividad de los colaboradores. Sin embargo, empresas como Google prefieren en la medida de lo posible evitar este tipo de medidas.

Una encuesta de Microsoft en 2011 reveló que tan sólo el 52% de las personas en 15 países de la Eurozona creen que ese tipo de prácticas son productivas, señalando que son muchos los empleados que abusan de estos sistemas y desperdician la mayoría del tiempo en su casa.

Richard Branson, CEO y fundador de Virgin Group, se manifestó en contra de la medida y la calificó como un paso atrás en un momento en el que el trabajo a distancia y la flexibilidad son altamente efectivos y muy fáciles de implementar. Por su parte, el reconocido empresario Donald Trump apoyó tajantemente a Mayer y afirmó que los empleados deben ir a trabajar a las instalaciones de las compañías en vez de estar en su casa todo el día.

El debate continúa y recientemente la empresa de comercio de artículos electrónicos Best Buy decidió eliminar la flexibilidad horaria de sus políticas laborales como una medida para hacer frente a sus pobres resultados operativos durante este año.

Como habíamos dicho ayer, es fundamental la responsabilidad de los empleados para lograr el incremento real de la productividad en su trabajo. Pero es bien sabido que dependiendo de la cultura y del país del que estemos hablando, son muchas las personas que sólo rinden en su trabajo bajo presión o supervisión y es en este caso en el que la medida definitivamente no funciona.

 

El clima laboral de su organización es la clave para retener sus talentos

Artículos Relacionados