Competencias

Inteligencia emocional, una competencia laboral fundamental

Una de las competencias más útiles para mejorar las dinámicas y la productividad de una organización es la inteligencia emocional, entendida como la capacidad de comprender las emociones propias y ajenas desde un contexto objetivo para interiorizarlas y manejarlas en pro de las relaciones interpersonales y la relación con uno mismo.

Uno de los deberes del área de Recursos Humanos en las organizaciones es definir las competencias claves que se deben contratar, promover y formar en una organización desde los valores y la cultura que se desee construir. Se pueden evidenciar tres razones puntuales para incluir inteligencia emocional entre las competencias clave de una organización.

  1. Manejo de conflictos:

Como lo afirma el gran conocedor de inteligencia emocional, Daniel Goleman, entre más temprano se reconozca una emoción y su contexto, más tiempo habrá para poder manejarla.  Uno de los mayores inconvenientes organizacionales es el manejo de las diferencias interpersonales, por falta de comprensión y tolerancia entre compañeros de trabajo.

Las diferencias  se escalan a conflictos internos que disminuyen la productividad, pues las personas cuando trabajan bajo el efecto de emociones negativas como el estrés, la ira o la tristeza, su cabeza está enfocada en pensamientos negativos que además no son referentes a la actividad laboral en sí.

Encuentre acá: Conflictos laborales: 4 consejos para solucionarlos.

Cuando se promueve la inteligencia emocional en nuestros colaboradores, se cambia la dinámica de la interacción al encontrar diferencias. El cambio se da pues los involucrados en el conflicto pueden pararse desde un observador distinto, guiar sus pensamientos a entender el contexto tanto de sus emociones como las emociones de los demás involucrados, abriendo puertas a la tolerancia y la negociación.

Además de ello, se disminuye el tiempo invertido en la resolución de conflictos interpersonales y se forma un diálogo positivo, respetuoso en todo caso y en pro de unir la fuerza laboral. La influencia de la inteligencia emocional en el diálogo es fundamental, para poder expresar lo que se quiere transmitir en función de que la otra persona puede interpretarlo entendiendo su forma de pensar y sentir.

  1. Negociaciones:

En el ámbito de las negociaciones tiene una influencia tanto con el cliente interno como con el cliente externo. Las negociaciones funcionan en gran parte desde la interpretación del lenguaje (verbal y no verbal) de las partes para poder persuadir y llegar a acuerdos.

Puede interesarle: 15 preguntas para poner a prueba la inteligencia emocional

Las negociaciones están presentes todo el tiempo en una organización tanto para resolver conflictos internos como para temas externos y alcanzar objetivos organizacionales. Las negociaciones se presentan en cerrar ventas, generar acuerdos internos, conciliar con clientes, manejar presupuestos, entre otros.

En este punto la inteligencia emocional es clave pues figura como reguladora del comportamiento. Los negocios guiados por la inteligencia emocional tienden a tener resultados más positivos, pues las personas conectan de un mejor modo y se facilita la comunicación.

  1. Auto-liderazgo:

La última ventaja de promover la inteligencia emocional es su contribución al auto-liderazgo. Esto implica que al conocer mejor el sistema emocional de cada uno, se genera consciencia de si mismo lo cual ayuda a la auto-regulación y la automotivación.

Uno de los retos actuales de recursos humanos es poder cumplir con las expectativas                motivacionales de las diferentes generaciones y personas de las organizaciones para mantener optimizada la productividad de cada uno de estos desde su sentido de         pertenencia y felicidad en el trabajo.

Recomendamos: La inteligencia emocional como factor clave para el liderazgo

En este punto, la inteligencia emocional es perfecta para tener colaboradores más productivos desde sí mismos, sin responsabilizar su productividad por resultados de la compañía en sus políticas de bienestar y compensación. Cuando los colaboradores son responsables de sí mismos y son autocríticos, encuentran con mayor facilidad tanto oportunidades de mejora como la motivación para mejorar.

Además, permite a los colaboradores a empoderarse de sus procesos laborales, desde el empoderamiento de sus procesos interiores referentes a sus emociones y ser conscientes estas qué tanto afecta positiva o negativamente su desempeño y así alimentar las emociones que sean positivas y regular las negativas.

Aunque la inteligencia emocional parezca un concepto ambiguo, al ponerla en práctica en las organizaciones es de gran utilidad para el aumento de productividad desde una variable intrínseca en el trabajador. Lo importante es no solo tenerla presente como competencia, sino en el proceso de selección medirla para asegurar un talento regido bajo las mismas competencias claves y valores.

 

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados

  • James Andrade

    Interesante

    • Daniela Casas Merlano

      Gracisa James.

  • Dolores

    Muy buen artículo!

    • Daniela Casas Merlano

      Muchas gracias Dolores!

  • Luis Pedro Ortiz

    Felicidades Daniela por tu blog esta muy bueno.

  • Lizbeth Salado

    Comparto la necesidad de fortalecer la inteligencia emocional de los equipos de trabajo, pero qué pasa con la inteligencia emocional de los que encabezan a este grupo de personas. A menos que partamos del supuesto que los “jefes” o directivos posean dicha cualidad.

  • Alfredo Cruz Calleja

    Desgraciadamente el personal que debería aplicarlo (y predicar con el ejemplo) no lo hace (mandos medios y superiores). Por lo anterior, en muchas empresas esto sólo queda como teoría y nada en la práctica.

  • Eri

    Hola muy buen articulo, queria saber q puede hacer un lider cuando un grupo tiene miembros q solo se motivan por figurar y se pelean entre ellos por ganarse los meritos. Trabajan solo por querer ser reconocidos en lo q los hace visibles e importantes pero cuando se les requieren otras tareas q no los muestran como labores operativas o admtivas no muestran el mismo interes y le sacan el
    Cuerpo. Esto daña el clima laboral pues aqullos q son juiciosos en elaborar informes y otros asuntos q no son de figurar, se molestan porq Ellos no hacen