Clima Organizacional

La adicción al trabajo disminuye la productividad laboral

Contrario a lo que suele pensarse, más no siempre significa mejor, esto al menos cuando nos referimos al desempeño y nivel de productividad laboral de las personas en las organizaciones. Una investigación europea concluyó que los adictos al trabajo no obtienen un mejor rendimiento en su trabajo, por el contrario disminuyen su productividad laboral.

En una entrada anterior hablábamos acerca del exceso de trabajo y los riesgos que esto implica para la salud y el bienestar de las personas. Decíamos en esa ocasión, que las jornadas laborales de más de 8 horas diarias no sólo perjudican la salud gravemente, sino que además ese afán, ya sea de la empresa o del trabajador mismo por multiplicar el capital, reduce notablemente la capacidad y motivación de los trabajadores.

La conclusión del tema apuntaba a que la falta de tiempo para sí mismo y el descuido de las relaciones privadas producen una serie de tensiones peligrosas para la salud en las personas. Una nueva investigación europea confirma lo anteriormente dicho y afirma que las personas que se dedican exageradamente a su trabajo nunca están satisfechas con ningún resultado y tienden a obsesionarse con ello, afectando gravemente su estado de salud y su bienestar personal.

El estudio realizado por la española Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)  y la holandesa Universidad Erasmus de Róterdam (UER), incluyó a 180 emprendedores españoles y refleja una disminución de la productividad en las empresas cuyos trabajadores presentan adicción al trabajo, un comportamiento que suele ser habitual en los emprendedores. La investigación concluye que en definitiva trabajar más horas a la semana no se relaciona con un mejor rendimiento laboral.

La adicción al trabajo no solo no mejora los resultados de la organización, sino que los empeora puesto que produce conflictos en las relaciones familiares y personales de los colaboradores. La investigación encontró que los problemas de pareja, la afectación de la salud y el bienestar y el incremento de los errores laborales, e incluso el burnout, son algunas de las consecuencias de la adicción al trabajo.

El 84% de los participantes en el estudio eran emprendedores, dueños de sus propios negocios, que tienen al menos un empleado en su empresa y que se desempeñan en los sectores financiero, de consumo, informático, de transporte y de telecomunicaciones. El 59.1% eran hombres, de los cuales la mitad tiene un título profesional, con un promedio de edad de 42 años y más de 18 años de experiencia laboral.

La investigación encontró dos tipos de personas, los adictos al trabajo y los comprometidos con su trabajo. La diferencia entre ambos es que los comprometidos con su trabajo son los que trabajan motivados y con pasión, logrando desconectarse de su empleo para descansar y consiguiendo emociones positivas a causa de su desarrollo laboral.

Los adictos al trabajo, en contraposición, no logran satisfacción con sus resultados, no consiguen apartarse ni desconectarse de su oficina, incluso en su tiempo libre, dedican muchas más horas semanales a su trabajo y no logran extraer las emociones positivas y beneficios  de su trabajo.

El estudio conjunto de UNED y UER, que fue publicado en la revista especializada Journal of Managerial Psychology, revela que la adicción laboral, a diferencia del compromiso, provoca emociones fuertemente negativas en las personas, lo cual se traslada al ambiente laboral de la organización y afecta el crecimiento y éxito del mismo. Esto sucede ya que al sacrificar el tiempo libre para dedicarlo al trabajo, se produce culpa, ansiedad y malestar en las personas, lo cual se ve reflejado directamente en la productividad de la compañía.

Depender obsesivamente del trabajo es una situación tan negativa para las personas como lo son las adicciones al juego, al alcohol o a internet, afirman los investigadores. El compromiso por el contrario, produce emociones positivas y resultados favorables en las personas y sus empresas. Controlar los horarios y evitar desarrollar la adicción es clave para evitar consecuencias negativas en el trabajo, la salud y el bienestar de las relaciones personales.

En conclusión, la recomendación apunta a convertir esa adicción al trabajo, si es que la tenemos, en una pasión y un compromiso positivo con el trabajo, lo cual va a llevar a equilibrar la vida personal y laboral y a consolidar un bueno clima laboral, en el cual se puedan desarrollar las competencias y la creatividad sin caer en obsesiones que pueden traer graves consecuencias físicas y emocionales.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados