Productividad

Pasos para establecer metas SMART en su compañía

Definir las metas organizacionales es un proceso fundamental que determina las prioridades de las compañías, así como el nivel de desempeño esperado de los colaboradores y los departamentos. Por esta razón, los directivos deben enfocarse en crear, asignar y comunicar metas SMART adecuadas a sus necesidades para asegurar la consecución de su estrategia.

Las metas SMART son una metodología creada por el profesor e investigador George T. Doran para identificar aquellas cualidades esenciales e imprescindibles que debe tener una meta inteligente que permita a la compañía impulsar la correcta ejecución de sus procesos internos. Estas son las cualidades de las metas SMART: Específicas, Medibles, Alcanzables, Relevantes y Limitadas en el tiempo.

Para que pueda contar con metas coherentes, transparentes y fácilmente medibles explicaremos paso a paso cómo redactarlas:

1. Basarse en el marco estratégico

Las metas deben ser un reflejo claro de la misión y la visión de la compañía. Una empresa que tenga como visión convertirse en el líder del mercado regional debe trazar metas comerciales y financieras que aseguren dicho fin. Por lo tanto, es necesario revisar el marco estratégico para determinar el enfoque que tendrán las metas tanto individuales como grupales.

Lea también: 5 Características de metas adecuadas para su empresa

2. Identificar variables y definir la manera de medirlas

Luego serán identificadas las variables que permitirán cuantificar las metas y alinearlas con el marco estratégico. Es decir, serán definidos aquellos datos relevantes y medibles que mostrarán el nivel de cumplimiento de la meta. Las variables económicas y financieras para una empresa que quiere ser líder en su mercado serán las siguientes: Cantidad de clientes nuevos, porcentaje de incremento de venta, rentabilidad, entre otras.

En este paso también serán formulados los KPIs (Key Performance Indicators) que permitirán validar los indicadores aplicando criterios técnicos y objetivos, así como serán señaladas las fuentes de los datos o los medios de verificación. Para este caso el KPI puede ser ingresos, costo de procesos o ROI. Aquí un primer esbozo de la meta:

“Aumentar la cartera de clientes en un 10%”

3. Definir un periodo de medición 

Ahora bien, definirá el periodo de medición para dotar a la meta de especificidad. De esta manera los colaboradores tendrán un tiempo delimitado para cumplir con la meta, la cual puede estar vigente semanal, mensual, trimestral, semestral o anualmente. Con esta información definida podemos ir estableciendo nuestra meta SMART:

“Aumentar la cartera de clientes en un 10% durante el próximo trimestre”

Recomendamos: 4 Consejos para cumplir sus metas laborales

4. Establecer un semáforo de resultados 

Ahora se definirá la escala de valores deseados por cada uno de los indicadores. Aconsejamos fijar un semáforo de resultados que facilite la cuantificación de rendimiento y el reconocimiento de oportunidades de mejora al interior de los equipos de trabajo. El semáforo de resultados para los integrantes del área de ventas puede ser el siguiente:

  • Verde (Excelente): Más de 1.500 clientes nuevos.
  • Amarillo (Regular): 1.000 a 1.500 clientes nuevos.
  • Rojo (Deficiente): Menos de 1.000 clientes nuevos.

Al final obtendrá una gráfica de tendencias donde se verá el porcentaje de cumplimiento real vs. la meta y el número de colaboradores que cumplió con la meta. Se trata de métricas que serán el reflejo del estado de la productividad de la compañía.

Encuentre acá: Cómo alinear el talento humano y las metas de su empresa en tres pasos

5. Escoger a un responsable

Es necesario definir un responsable que siga el desempeño de cada uno de los colaboradores en relación con la meta que le fue asignada. El responsable de hacer el seguimiento puede ser el jefe de departamento o el gerente de RR.HH., lo importante es que alguna persona se haga cargo del seguimiento para cumplir con lo previsto. También será el responsable de crear planes de acción en caso de detectar alguna posibilidad de incumplimiento.

Al final, una meta que reúna todas las características de una meta SMART estará redactada de la siguiente manera:

Aumentar la cartera de clientes en un 10% (de 10.000 a 11.500) durante el próximo trimestre.

6. Documentar los resultados

Con la información recopilada podrá crear una biblioteca de resultados históricos con el ánimo de realizar análisis comparativos de la misma meta a lo largo del tiempo. A lo anterior debe sumar la creación de espacios de participación donde pueda comunicar e informar el desempeño logrado en relación con la meta a los integrantes de su empresa.

El cumplimiento de las metas se edifica en el día a día con el aporte que realice cada uno de los colaboradores en su área de trabajo. En últimas, será su perseverancia, motivación y esfuerzo los que le permitirán a su compañía obtener los logros globales e individuales que fueron proyectados inicialmente.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados