Productividad

Productividad: 3 razones para flexibilizar el mando en su compañía

La mayoría de organizaciones tienen una estructura de mando jerárquica, definida y rígida dónde cada empleado tiene clara la posición que ocupa dentro de la empresa. Este es el modelo tradicional en el que los creadores de la compañía suelen ocupar la parte más alta de la estructura y toman todas las decisiones.

Sin embargo, las estructuras organizacionales democráticas podrían resultar más productivas para la empresa. Otorgar cierto poder a todos los colaboradores para que tomen sus propias decisiones y ejecuten las estrategias corporativas siguiendo su criterio, podría ayudar a impulsar la innovación y mejorar el rendimiento laboral.

Tim Kastelle, profesor de la cátedra de innovación en Queensland Business School, explica en su blog en la revista Harvard Businnes Review, que una organización horizontal supera en la mayoría de situaciones a la que posee el modelo vertical tradicional.

Kastelle aduce que existen razones sólidas, comerciales y de gestión de recursos humanos, para proporcionar una mayor autonomía a los empleados a la hora de hacer su trabajo y para flexibilizar las cadenas de mando en grupos pequeños de trabajo en lugar de estructuras de mando jerárquicas, enormes y rígidas.

La tesis de Kastelle, según la cual las empresas sin cadenas rígidas de mando se desempeñan mejor, se justifica en la necesidad de las compañías de tomar decisiones agiles para ser importantes en un mercado altamente competitivo como el actual. La flexibilidad en la toma de decisiones y la capacidad de adaptación a los cambios y exigencias que demandan los clientes y el mercado son la clave para sobrevivir.

Estas son 3 razones por las cuales las empresas deberían considerar la posibilidad de democratizar mucho más sus estructuras de mando:

Agilidad:

Si en su empresa los empleados siempre deben pasar días esperando la aprobación de ciertas decisiones para poder hacer su trabajo, la cadena de productividad se va a ver interrumpida y la competitividad de su compañía se verá notablemente reducida. Las empresas con pequeños equipos autónomos responden mucho más fácilmente a los cambios que las organizados con complejas estructuras de mando.

Innovación:

Si su empresa requiere que los empleados estén en contacto permanente y el trabajo en equipos es la base para entregar resultados, la flexibilización de las cadenas de mando es ideal para usted. La autonomía otorgada a los colaboradores los hace sentir motivados y mucho más satisfechos con su trabajo, lo cual incide en la productividad, genera una mayor innovación y una mejor respuesta frente a los cambios y desafíos que asuma la compañía.

Objetivo común:

Las estructuras de poder flexibles animan más a sus colaboradores a trabajar por los objetivos comunes de la empresa. No es necesario tener siempre a una persona que controle cada paso que dan los empleados, si usted contrató a sus colaboradores es porque estaba seguro de sus capacidades y sabe que tienen el criterio apropiado para responder a los desafíos y cumplir con sus funciones.

La flexibilidad, en asuntos como los horarios de trabajo o las cadenas de mando en la organización, es un elemento importante para establecer un clima laboral óptimo y mantener a sus empleados motivados, satisfechos y haciendo su trabajo con la productividad y competitividad necesarias para que la organización alcance sus objetivos.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados