Productividad

Productividad: Cómo no gestionar a sus colaboradores

Dirigir una organización con éxito, lograr construir un equipo de trabajo solido y que el talento humano se sienta valorado, motivado y satisfecho con su trabajo y funciones, se ha convertido en un gran desafío para la alta dirección y los jefes de departamento en las empresas.

No importa la experiencia ni la cantidad de tiempo que un ejecutivo lleve en su cargo, los errores en el momento de actuar o tomar decisiones que implican a la plantilla siempre van a existir, la clave está en intentar reducirlos al máximo para generar la confianza y credibilidad necesarias para mantener la productividad y competitividad de los empleados.

Estos son 6 hábitos que reducen la motivación y productividad de sus empleados. Veamos:

1. No fijar metas:

Dejar a sus empleados a la deriva y no explicarles cuales son las metas mínimas que deben lograr en cierto tiempo es un gran error puesto que se van a sentir desorientados y van a pensar que no tienen responsabilidades laborales puntuales. Como jefe usted es la persona encargada de fijarles metas logrables y realistas, ayudarles a su desarrollo profesional e indicarles el camino para que asuman la misión, visión y estrategias corporativas de la organización.

Recomendamos: 3 Consejos para establecer metas corporativas exitosas

2. Resistirse a los cambios:

Las dinámicas del mercado cambian constantemente y los jefes que se resisten a los cambios y a la flexibilidad en vez de implementarlos y liderarlos cometen un gran error. Negarse a los cambios hace que las otras compañías tomen ventaja y que se pierda la competitividad, anticipar las tendencias del sector y planificar los cambios necesarios para enfrentar los retos es vital para el éxito de la organización.

Lea además: Productividad: 3 razones para flexibilizar el mando en su compañía

3. No delegar el trabajo:

Ningún jefe es capaz de realizar todas las tareas de la compañía sin ayuda, tratar de hacerlo y no delegar responsabilidades es un grave error que disminuye la productividad de la empresa. Si un jefe intenta hacerlo todo por sí mismo va a desperdiciar su tiempo y el talento de sus empleados. En cambio, si delega las tareas en los empleados aptos para hacerlas se va a aumentar la competitividad y tendrá más tiempo libre para atender otros asuntos.

4. No reconocer los logros:

No estimular a sus empleados para que hagan mejor su trabajo y no reconocer las metas alcanzadas por ellos es un error común que desmotiva notablemente a sus empleados. El esfuerzo realizado por ellos merece ser recompensado y no necesariamente debe ser con dinero, una felicitación formal o el otorgar algunas facilidades para mantener la vida personal en equilibrio con la vida laboral son cosas simples que pueden aumentar la productividad de los empleados.

Lea acá: Salario emocional, más allá del dinero

5. No comunicar correctamente:

La comunicación es la base del trabajo, es lo que permite a sus empleados realizar sus labores y entender correcta y rápidamente lo que se espera de ellos. No ser capaz de transmitir de la forma más completa y precisa posible la información a sus empleados es un error que afecta la productividad de la compañía. Establecer canales adecuados de comunicación y retroalimentación es necesario para mantener la motivación en la plantilla.

Consulte acá: 3 Pasos para optimizar la comunicación interna en su compañía

6. Demasiada seriedad:

Es claro que al ser el jefe usted es el responsable del trabajo y resultados de su plantilla y que la seriedad es clave para que sea respetado y visto como el líder del grupo, sin embargo no se debe convertir a la compañía en un lugar al que sus empleados no quieran ir por el mal clima laboral que existe. Mantenga un buen sentido del humor, permita el dialogo, fomente el trabajo colaborativo y haga de su espacio de trabajo un lugar agradable y divertido para todos los colaboradores.

Recomendamos: 5 Consejos para construir equipos de trabajo sólidos

Si reconoce que suele tener estos hábitos, comprométase a corregirlos y logrará mejorar la productividad y motivación de sus empleados y de toda la organización.

Disminuya la rotación laboral en su equipo. Los empleados que tienen claro su aporte al cumplimiento de las metas de la organización están más comprometidos

Artículos Relacionados