Productividad

Cloud Computing y SaaS serán las estrellas en 2016

En una entrada anterior hablábamos acerca del Cloud Computing, o computación en la nube, y lo describíamos como un modelo de almacenamiento y procesamiento de datos, archivos y servicios, que se alojan en servidores externos, pertenecientes al proveedor del servicio, y a los que se puede acceder en cualquier momento y lugar, siempre y cuando se cuente con una conexión a internet y con un dispositivo apropiado para hacerlo, ya sea un pc, un laptop, una tablet o un smartphone.

Los servicios de Cloud Computing han entrado en un periodo definitivo de crecimiento y para el año 2016 se convertirá en el eje principal del sector de las tecnologías de la información, por lo que abarcará la mayor parte de la inversión mundial en este campo. Esta es la conclusión más importante de un estudio sobre el tema presentado por Gartner, compañía norteamericana especializada en consultoría e investigación en el sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

En su informe, Gartner resalta la enorme capacidad de escalabilidad y flexibilidad que posee el Cloud Computing y que consolidará al Software as a Service (SaaS) como uno de los actores estrellas de la nube.

“En general, se observa una tendencia ascendente hacia las plataformas en la nube, y también hacia el procesamiento escalable de datos masivamente. La virtualización, la orientación al servicio e Internet han logrado una convergencia que respalda a un fenómeno que permite a particulares y empresas elegir la forma cómo quieren adquirir o proveer servicios tecnológicos sin las restricciones y limitaciones del software tradicional y los modelos de licencia de hardwareLos servicios Cloud fomentarán una economía basada en la entrega y consumo de cualquier demanda, desde almacenamiento a computación, vídeo o gestión financiera”, explica Chris Howard, vicepresidente de investigaciones de Gartner.

SaaS se refiere a un modelo de distribución de software, en el cual el producto o servicio ofreci
do, por ejemplo un web mail, un gestor de bases de datos financieras o comerciales, un software de gestión de talento humano, están basados enteramente en la web, a los cuales se accede a través de un navegador web.

El desarrollo, mantenimiento, actualización, gestión de la seguridad y soporte al cliente son responsabilidad directa del proveedor. El cliente no debe preocuparse por instalar o actualizar el software, únicamente por operarlo.

La forma clásica de adquirir un software era mediante la instalación y configuración directa del programa en los equipos de la organización. Sin embargo, en una sociedad híper conectada como la actual este modelo implica muchas desventajas, puesto que si algún integrante de la compañía quiere acceder al programa y se encuentra en otra ciudad o país, necesitaría tener instalado y configurado físicamente ese mismo software en su equipo o PC.

Por  esta razón, el SaaS se ha ido posicionando como una alternativa que, valiéndose del Cloud Computing, permite acceder, consultar y operar los servicios y productos virtualmente sin necesidad de instalar aplicaciones y sin restricciones de capacidad de almacenamiento, horario o ubicación.

De acuerdo a las cifras presentadas por Gartner en su informe, se espera que el total de la inversión mundial en infraestructura y servicios de computación en la nube crezca de 76.9 billones de dólares en 2010 a 210 billones en 2016. Gartner proyecta también que el crecimiento del mercado de SaaS será de un 19,5% anual de aquí a 2016, lo cual implica que la inversión en el desarrollo y adopción de ese servicio crecerá de 13,5 billones de dólares en 2011 a 32,8 billones en 2016.

La investigación de Gardner concluye también que en general existe una percepción errónea acerca del concepto  de computación en la nube al ser tomada como un gran fenómeno uniforme que sirve únicamente para almacenar información. En realidad no es así, puesto que el Cloud Computing tiene muchas ventajas, y desventajas, y está compuesto por un amplio y complejo espectro de elementos que se complementan entre sí, y que construyen el ecosistema bajo una base de intercambio constante de datos, productos y servicios.

[hs_action id=”12162″]

Artículos Relacionados