Productividad

El valor del capital humano para una organización

Más allá de lo económico, es necesario considerar a los colaboradores como el factor más importante para alcanzar el éxito en una compañía. Es precisamente el capital humano el que tiene las habilidades y conocimientos necesarios para manejar el cambio continúo que marcan los ciclos y retos de la vida organizacional.

Son varios los aspectos en los que se refleja el valor del capital humano para la organización. El primero de ellos es la cultura organizacional, el segundo es la implementación de un modelo de gestión por competencias y el tercero es la contribución del equipo a la gestión del cambio.

Puede interesarle: 4 acciones para atraer y retener al mejor talento humano.

Hoy la clave en la gestión de una organización no se centra únicamente en los números para calcular las estrategias. Por supuesto que los números mandan, pero poco a poco se ha entendido cuál es la verdadera la importancia del colaborador para ejecutar la estrategia. Los colaboradores son el capital más valioso para la organización, puesto que el dinero que implica tenerlos (gastos de selección, contratación y desarrollo) se ve reflejado en un retorno de la inversión, debido a los ingresos generados al incrementar la productividad.

  1. Cultura organizacional:

Cuando se contrata con rigurosidad y cuando las prácticas de las personas y los equipos van enfocadas hacia una cultura organizacional orientada a resultados, al trabajo en equipo, a la innovación y se centran en los principios y valores de la compañía, mejora en conjunto la productividad y la competitividad trabajando todos bajo los mismos códigos.

Lea también: 8 pasos para gestionar el cambio de la cultura organizacional.

En este punto encontramos un grupo interesante que es el Alto Capital Humano, son aquellos empleados de sobresaliente desempeño que marcan y lideran las prácticas de la cultura organizacional orientándola a los resultados, mostrando una actitud positiva y colaborativa con el equipo de trabajo y siendo proactivos en la busqueda de estrategias y soluciones a los retos de la compañía.

Para poder retroalimentar las prácticas de formación de la cultura organizacional esperada, se debe considerar al capital humano no como un activo generador de valor monetario, sino como seres humanos con características, cualidades, capacidades y conocimientos específicos que pueden desarrollarse para realizar actividades con éxito y consolidar los procesos de la organización.

  1. Gestión por competencias:

Es en este punto es donde se vuelve más tangible el valor del capital humano, pues las competencias son características medibles (ya sean interpersonales o intelectuales) que al identificarlas y desarrollarlas permiten a cada uno de los individuos darle un valor agregado a su trabajo para la organización.

Encuentre acá: Las 25 competencias laborales más requeridas en linked-in.

La evaluación de competencias permite gestionar el talento organizacional desde la consolidación de las fortalezas y el fortalecimiento de las debilidades de cada trabajador para optimizar su productividad. Este proceso ofrece su valor cuandos los colaboradores se desarrollan su máximo potencial, sintiéndose valorados y motivados para esforzarse en el desarrollo de sus competencias, las que finalmente van a definir el desempeño y el rumbo de la organización.

  1. Gestión del Cambio:

En este último punto, el capital humano genera valor ya que facilita los grandes cambios organizacionales necesarios para que la compañía sobreviva al mundo variable y de incertidumbre en el que vivimos  hoy en día. Una de los procesos más difíciles para la gestión del cambio es el acompañamiento que requiere para los colaboradores asumir las trasnformaciones, entenderlas, bienvenirlas, manejarlas y ponerlas a favor de la organización.

Recomendamos: Mercado laboral: las 4 profesiones del futuro.

Es fundamental contar con un capital humano adaptable, flexible e innovador desde el proceso de selección. Esto va a permitir asumir con éxito las transformaciones, optimizar los procesos internos y acelerar la curva de adaptación al cambio que requiera la organización para mantener su desempeño en los niveles esperados.

En conclusión, se debe reconocer el enorme valor del capital humano para la organización. Si se realizan los procesos adecuados de selección, promoción de cultura organizacional, capacitación, plan de carrera y planes de desarrollo, la inversión que esto implica va a ser mucho menor con respecto al retorno que esta genera para las organizaciones y lo más importante: el desarrollo y motivación que se va a lograr en los colaboradores es vital para optimizar la productividad

 

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y aumente la productividad y la retención de talentos en su organización

Artículos Relacionados

  • Diego Beltrán

    Muy buen artículo !
    La cultura organizacional es una ausencia muy sentida en nuestro modelo económico . A veces se pierde el sentido de pertenencia con los demás seres humanos por verlos como objetos de producción .
    Une retroalimentación muy interesante .

  • Pingback: Ciberseguridad, un asunto fundamental en la cultura corporativa()