3 Formas de construir una cultura organizacional de creatividad e innovación

Tiempo de lectura 3 minutos

Implementar la innovación como uno de los pilares de la cultura organizacional en una compañía no es fácil. Para lograrlo es necesario que los líderes de la compañía le dediquen el tiempo adecuado al proceso y también una inversión en equipos y talento humano que permita desarrollar esa política, pero los resultados sin duda generan grandes beneficios para la empresa y sus colaboradores.

De acuerdo con un estudio de PwC , las compañías que usan modelos de innovación colaborativa tienen el doble de probabilidades que aquellas que no los tienen de tener tasas de crecimiento del 15% o más en los próximos cinco años.

Encuentra acá: 4 Situaciones invisibles que podrían estar afectando tu productividad

La innovación no solo crea valor para clientes futuros y recurrentes, sino que también puede ayudar a las organizaciones a retener sus mejores talentos, reducir costos sostenidamente en el tiempo y mantenerse competitivos. Si te preguntas cuál es la clave de una gran innovación, la respuesta es muy sencilla: está en tus propios colaboradores.

Los empleados de una compañía conocen perfectamente su operación de adentro hacia afuera, saben los objetivos que deben alcanzarse y entienden en dónde se pueden hacer mejoras. Esto hace que tus colaboradores estén en la mejor posición para impulsar la innovación en la compañía.

Te puede interesar: Reglas clave para tu próxima sesión de retroalimentación

Por ello, hoy queremos compartirles, desde nuestra experiencia propia, tres formas de implantar la innovación como un valor fundamental de la cultura organizacional en tu compañía. Veamos:

  1. Fomentar el pensamiento creativo

Los estudios demuestran que la rutina mata la creatividad. Y desafortunadamente, es común que las personas se atasquen en sus labores repetitivas en el trabajo y dejen de lado el pensamiento creativo y la innovación para otro momento, que podría no llegar nunca.

Para sacar a la gente de ese hábito, las grandes organizaciones tecnológicas organizan hackáthones anuales para que sus colaboradores se alejen de sus labores cotidianas por un momento.

Un hackathon es una iniciativa organizacional en donde las personas de todos los departamentos trabajan solas o en equipo para desarrollar y presentar ideas disruptivas que hagan avanzar a la compañía en su propósito de abrazar la innovación en su ADN.

Lee también: ¿Cómo garantizar un liderazgo efectivo en tu organización?

Existen reglas para fomentar la innovación en este tipo de eventos como que los colaboradores no puedan presentar ideas relacionadas con su trabajo diario, sino solamente nuevas cosas que nunca hayan hecho.

Los hackatones son comunes en la industria tecnológica, pero el concepto es adaptable por otras organizaciones. Invitar personas externas como jurados y mentores para orientar la actividad puede proporcionar diferentes perspectivas a los equipos participantes.

  1. Crear un clima laboral de innovación

Es muy difícil generar innovación de alta calidad y llevarlo a la práctica convirtiéndola en iniciativas reales. Por ello, el primer paso es crear un ambiente laboral que impulse y premie la creatividad, la innovación y la generación de iniciativas disruptivas.

Los líderes deben encargarse de alentar la innovación y promover espacios como almuerzos, lluvias de ideas y reuniones en las que sus colaboradores puedan exponer sus pensamientos más innovadores para aprovecharlos y convertirlos en proyectos viables que puedan apalancar el desarrollo futuro de la compañía.

Consulta acá: Estos malos hábitos te están haciendo menos productivo

Para crear un clima laboral de innovación, se debe asignar a los a colaboradores desafíos interesantes y estimulantes, como por ejemplo la oportunidad de realizar proyectos paralelos que estén afuera de sus rutinas diarias. Se pueden crear espacios físicos y virtuales de innovación en donde los colaboradores puedan depositar y exponer sus ideas más creativas.

  1. Construir equipos diversos e incluyentes

Una de las claves para construir una cultura de innovación es fomentar la diversidad en todas sus formas como un pilar en la construcción de los diferentes equipos de la compañía. Esto implica atraer y reclutar personas con una enorme variedad de profesiones, formaciones académicas, creencias personales y orígenes geográficos.

Las personas que piensan diferente generan el tipo de fricción positiva que genera nuevas ideas. A medida que los colaboradores trabajan juntos en sus nuevas ideas, la inclusión también se convierte en una pieza clave del rompecabezas, lo importante es permitir esa diversidad de opiniones, respetarlas y tomarla en cuenta.

Recomendamos: 4 Competencias clave para el éxito del liderazgo en la era digital

Para que los colaboradores generen y compartan ideas nuevas, es importante crear un entorno en el que se sientan cómodos expresando sus opiniones, comentando abiertamente los puntos de vista de los demás y pudiendo expresar con tranquilidad sus desacuerdos.

Pero no solamente romper la rutina ayuda a despertar la creatividad. El ingrediente más importante es una cultura verdadera que abrace la innovación. Esto debe empezar desde la alta dirección y bajar por todo el organigrama de la empresa hasta llegar a los cargos más operativos. Sólo así se podrá dar le paso hacia una organización cuyas palancas de desarrollo sean la innovación y creatividad.

Evalúe el desempeño de tus colaboradores y mejora su productividad fácilmente con Acsendo Flex

0 Shares
Tweet
Share
Share