Competencias

4 Competencias blandas para mejorar el desempeño

Aunque sea un empresario, el líder de una compañía, un emprendedor o un colaborador que está empezando su vida laboral, hay ciertas competencias blandas que todos necesitamos para construir una carrera profesional sólida y aumentar las posibilidades de éxito en cualquier campo del mercado.

Las competencias blandas son aquellas capacidades y rasgos emocionales que están conectados a la personalidad y a las formas que los colaboradores desarrollan para asumir los problemas y desafíos en el ambiente laboral.

Muchas de ellas se adquieren en las etapas de crianza en el hogar, las finanzas personales y los valores morales por poner un ejemplo, y se consolidan durante la formación educativa y profesional en sus distintas etapas.

Lea también: 5 Trucos para completar sus tareas pendientes más difíciles

Por ello, hoy vamos a reseñar 4 competencias blandas esenciales que deberíamos reforzar o empezar a desarrollar cuanto antes para mejorar el desempeño y tener mayores posibilidades de éxito en nuestro trabajo. Veamos:

  1. Pensar estratégicamente

Jugar ajedrez, acquiere, monopoly o cartas exige un alto nivel de concentración para planificar cada uno de los siguientes movimientos y tener en cuentas todos los escenarios que pueden presentarse a partir de ellos. Al principio hacemos movimientos intuitivos o aleatorios para cumplir con las reglas del juego, pero a medida que avanzamos tenemos que pensar más allá de lo simple y enfocarnos en los pasos que nos van a ayudar realmente a ganar.

Encuentre acá: 7 Características de un colaborador de alto desempeño

En muchas organizaciones los lideres se quejan de sus colaboradores que no son lo suficientemente estratégicos para abordar situaciones y no tiene las competencias blandas necesarias para resolver problemas de la forma más inteligente y ágil posible.

Para mejorar en este campo y ser realmente exitosos, debemos siempre parar para pensar el próximo paso, optimizar los recursos disponibles y tener un plan b en caso de que las cosas cambien sobre la marcha. La experiencia es el mejor consejero en este tipo de situaciones.

  1. Aprender a gestionar el tiempo

Muchas personas siguen sin ser consientes de la verdadera importancia de la gestión correcta del tiempo de sus jornadas laborales. Sin ello, es imposible organizar una agenda semanal o diaria productiva y especifica. Al final, esto hace que sea extremadamente difícil lograr el deseado, y necesario, equilibrio entre la vida personal y la profesional.

Pero planificar agendas semanales y organizar el tiempo disponible es solo el comienzo del proceso. Cuando pasemos del papel a la realidad y empecemos a administrar ese tiempo de una forma realmente efectiva, tendremos más éxito porque aprenderemos a priorizar tareas y alcanzar objetivos con mayor rapidez.

Además, la administración correcta del tiempo nos permite ganar espacio para hacer lo que más disfrutamos: la familia, el trabajo de calidad y los amigos verdaderos.

  1. Resolver problemas

Durante cada etapa de la vida profesional, tendremos que superar obstáculos y contratiempos sin importar que tan preparados estemos para ello. En lugar de quejarnos o rendirnos, necesitamos aprender a navegar en aguas turbulentas y asumir que los desafíos imprevistos son una realidad.

A veces afrontar situaciones inesperadas es la mejor forma de adquirir nuevas competencias blandas para crecer profesional y personalmente. Una de las claves para el éxito en la resolución de problemas está en ser flexibles y abrir nuestra mente para pensar más allá de lo que ya hemos hecho antes.

Le puede interesar: ¿Cómo empezar a mejorar la productividad laboral en 2019?

Esto permite explorar nuevas oportunidades, ampliar los límites de acción y adquirir experiencia para mejorar en la consecución de cada nuevo reto que se nos ponga en frente.

  1. Trabajar en equipo

Formar equipos cohesionados en las que todos sus integrantes estén comprometidos y en la misma página que sus compañeros, permite alcanzar más rápido y de mejor manera los objetivos esperados, además de reducir conflictos y lograr que los colaboradores disfruten haciendo su trabajo y mejoren la productividad.

Pero desarrollar competencias blandas para trabajar en equipo también significa mejorar las habilidades comunicativas: saber escuchar, hacerse entender y aprender a dominar el lenguaje corporal, entre otras. Además de afinar la capacidad de cooperar con otros, dar y recibir feedback de calidad y estar dispuesto a asumir nuevas tareas y funciones.

Recomendamos: 4 Consejos para mejorar las relaciones entre sus equipos de trabajo

Para lograr construir estos equipos, los lideres necesitan desarrollar habilidades de delegación sólidas, lo que les permitirá asignar roles, funciones y objetivos inteligentes que cumplan con las expectativas de los miembros del grupo.

Empezar a desarrollar estas competencias blandas es solo el comienzo para construir una trayectoria profesional de alto nivel. Ponerlas en práctica y alimentarlas todos los días nos va a permitir aumentar la capacidad de eliminar la indecisión, reducir el estrés y encontrar suficiente energía para hacer las cosas que son realmente importantes a la hora de alcanzar el éxito en nuestro trabajo.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y promueva el desarrollo de las competencias laborales claves en su organización

Artículos Relacionados

38 Shares
Tweet
Share
Share