Feedback

4 Habilidades que te ayudarán a dar un mejor feedback

Una mentalidad abierta y una comunicación fluida son algunas de las competencias que más necesitamos al momento de brindar feedback. ¿Qué otras habilidades necesitas cuando vas a dar retroalimentación? ¡Sigue leyendo y descúbrelo! 

Cuando no existe un proceso definido de feedback en una compañía, es común que  los líderes no sepan cómo abordar estas conversaciones. Lo que puede resultar en charlas tensas o molestas donde se cause el efecto contrario, reduciendo drásticamente la productividad y creando un ambiente laboral lleno de desconfianza.

Frente a la dificultad que tienen muchas personas al momento de dar feedback, hoy queremos recordar las características que influyen positivamente en la calidad de la retroalimentación, y en esta medida, en la motivación y el desempeño de los que trabajan contigo.

Aquellos que buscan mejorar sus competencias para aprender a escuchar a los demás, a entregar los mensajes correctos y a crear ciclos de retroalimentación efectivos, llevan una amplia ventaja sobre quienes no trabajan en mejorar la asertividad en su comunicación.

Por todo ello, hoy queremos compartir una lista con 4 competencias comunicativas que cada líder y colaborador de una organización debería desarrollar — cuanto antes si desea tener una cultura de feedback funcional. Veamos:

  1. Mantener la mente abierta

Hay que estar siempre abierto a explorar nuevas formas de hacer las cosas y no cerrarse si otros miembros del equipo tienen procesos o metodologías diferentes para completar las tareas.

Mantener la mente abierta es clave para conectar con los compañeros y construir una cultura organizacional colaborativa.

Las opiniones de los demás siempre abren nuevas perspectivas para afrontar los desafíos y nos permiten ver cosas que antes no veíamos por nosotros mismos, además de fortalecer la comunicación entre todos los miembros del equipo.

Si lo anterior va acompañado de un liderazgo efectivo, tendemos pilares sobre los cuales cimentar la construcción de una cultura organizacional sólida.

  1. Mostrar respeto, siempre

Ser respetuoso con el espacio, la opinión y el tiempo de otras personas es lo más importante si queremos empezar a mejorar nuestras habilidades comunicativas durante el feedback. 

El respeto significa aprender a hablar y a escuchar al otro con decencia, tolerancia y comprensión.

Aunque no significa que debamos estar de acuerdo con personas que piensan diferente a nosotros, el respeto  nos permite entender mejor su perspectiva, aún siendo opuesta a la nuestra y así podremos llegar a consensos valorando los argumentos y sentimientos de los demás.

A partir de esto se genera confianza en el equipo, pues todos los integrantes saben que sus posiciones serán escuchadas y que el diálogo es posible.

  1. Escuchar activamente

La escucha activa es una parte esencial del proceso de feedback en el trabajo. Ser un mal oyente, como alguien que interrumpe permanentemente a su interlocutor, eleva el tono de voz o no hace contacto visual con la persona, puede arruinar la credibilidad de su posición.

Escuchar activamente significa centrar el cien por ciento de nuestra atención en los argumentos de nuestros compañeros. Incluso con el desarrollo de esta habilidad se puede disminuir la pérdida del talento humano. 

Según un estudio de SalesForce, los empleados que sienten que su voz es escuchada tienen 4.6 veces más probabilidades de sentirse capacitados para realizar su mejor trabajo. Si tienes dudas sobre los motivos por los cuales puede haber fuga del talento humano en tu organización, aquí te contamos 4 Razones inesperadas por las que puede perder a su talento humano

Sin embargo, el feedback no es un proceso unidireccional y descendente, los colaboradores también tienen inquietudes y sugerencias. Es necesario que estés dispuesto a recibir sus comentarios, escuchando e interiorizando los aspectos que más afectan a tus empleados.  

Recuerda que siempre puedes aprender algo de los demás y ellos pueden aprender algo de ti. 

  1. Hacer preguntas

En muchas ocasiones, las personas evitan hacer preguntas a sus jefes y compañeros por temor a la respuesta o por falta de confianza. Sin embargo, la capacidad y voluntad de formular preguntas es una habilidad crucial para mejorar la comunicación en la compañía.

Hacer preguntas ayuda a aclarar las cosas en el trabajo, ya sea que se trate de un nuevo proyecto o de un problema con un compañero. 

Lo mismo aplica para los líderes, en lugar de empezar por dar instrucciones, hacer preguntas para llegar a la conclusión correcta y colectiva es una mejor forma de abordar las situaciones.

Construye la confianza con tus colaboradores. Así puedes crear lazos para que sea más cómodo ofrecer el feedback. 

¡Consejos extra!

  • Siempre debes iniciar resaltando las fortalezas y los aciertos, celebrando los logros y felicitando el trabajo bien hecho. 
  • Sé constante. La retroalimentación debe hacer parte de un proceso, por lo que debes tratar de hacerla en periodos más cortos. 
  • Adáptate. El feedback incluso puede ser informal si la situación lo amerita.
  • Hablar cara a cara es siempre la mejor forma de abordar problemas, definir responsabilidades y solucionar conflictos. 

 

Recuerda que: la creación de este tipo de procesos es una oportunidad imperdible para consolidar las relaciones entre colaboradores, promover la diversidad de puntos de vista y fomentar el respeto en todos los niveles de la compañía.

18 Shares
Tweet
Share
Share