Competencias

5 Tipos de colaboradores extremadamente valiosos para su compañía

Si bien las competencias técnicas y otras habilidades duras que están incluidas en los requisitos para desempeñar cargos en las organizaciones son importantes a la hora de elegir un candidato, las aptitudes, los comportamientos y la forma de enfrentar los problemas y manejar los aciertos también son cruciales a la hora de seleccionar a los colaboradores adecuados.

La mayoría de las compañías no le dan el valor que se merecen a las habilidades blandas o comportamentales de sus nuevos colaboradores o en muchas ocasiones simplemente no son conscientes del enorme impacto que estas tendrán en el desarrollo de su organización.

Encuentre acá: Cómo alinear el talento humano y las metas de su empresa en 3 pasos

Un error común de los líderes es asumir que las competencias técnicas tienen más peso para seleccionar a sus colaboradores, pero cuando emergen personalidades y egos complicados se dan cuenta de la importancia de contratar personas con mejor capacidad de comunicación, empatía y mayores habilidades para resolver conflictos.

Al momento de construir equipos de trabajo sólidos y comprometidos, le recomendamos tener en cuenta los hábitos y competencias de estos 5 tipos de empleados. Veamos:

  1. Personas que son pacientes

Los colaboradores con paciencia tienen una mayor capacidad para procesar situaciones complicadas, obtener diferentes perspectivas, escuchar sin juzgar y tratar de evitar que sus compañeros reaccionen de manera negativa. Al pensar las cosas con una mente tranquila y equilibrada, llegaran más rápido a una solución adecuada. Este tipo de personas son indispensables para empezar a construir una cultura organizacional verdaderamente sólida.

Lea también: 6 Estrategias para incrementar la creatividad en el trabajo

  1. Personas que saben manejar sus emociones

El autocontrol es una competencia desarrollada en diferentes grados por cada persona. Los colaboradores que se esfuerzan por conocer sus fortalezas y debilidades conscientemente tienen mayores posibilidades de dominarlas y mantener el control sobre las diferentes situaciones que se presenten en el día a día de la organización. La inteligencia emocional es clave para desarrollar un autocontrol efectivo y duradero en el tiempo.

  1. Personas que escuchan activamente

La comunicación efectiva no se trata solamente de saber hablar y expresarse, también implica desarrollar la capacidad de escuchar, entender y respetar los argumentos y posiciones de las otras personas. La escucha activa permite reflexionar con claridad sobre lo que está diciendo el otro y hacerle preguntas adecuadas para entender cómo se siente con la situación y cuál es la mejor forma de asumirla sin afectar a ninguno de los involucrados.

Le puede interesar: 7 Ventajas del teletrabajo

  1. Personas que evitan el drama

Las personas que han desarrollado su inteligencia emocional tienen una clara ventaja sobre los que no lo han hecho: evitan el drama asumiendo los hechos tal como son y entendiendo cómo los afectan a ellos y a sus compañeros. Contratar este tipo de colaboradores permite manejar mejor los conflictos, llevar a cabo discusiones constructivas, productivas y respetuosas, explicar a sus compañeros el resultado que se espera y pedirles que encuentren soluciones con una mente más abierta.

  1. Personas que rechazan la multitarea

Las personas más productivas son aquellas que aprenden a administrar su tiempo eficientemente enfocándose en una sola tarea a la vez y definiendo cuales de sus actividades pendientes tiene prioridad sobre las otras. Investigaciones afirman que la multitarea es perjudicial para el cerebro, ya que al enfocarse en muchas acciones al tiempo se termina reduciendo la calidad del trabajo y se tarda mucho más tiempo en terminarlas y lograr los objetivos esperados.

Recomendamos: Las 4 competencias necesarias para el trabajo del futuro

Los colaboradores que trabajan en el desarrollo de las competencias emocionales que hemos descrito en esta entrada tienen mayores posibilidades de ser más productivos y competitivos en sus áreas. Además de ello, balancear las actividades laborales con las de su vida personal es clave para su bienestar físico y su salud mental. En definitiva, la autogestión es la competencia que permite administrar las tareas con mayor eficiencia y sin traumatismos.

Evalúe las competencias de su equipo fácilmente y aumente la productividad de los nuevos talentos en su organización

Artículos Relacionados