Productividad

5 Trucos para completar sus tareas pendientes más difíciles

La lista de tareas pendientes es uno de los grandes dolores de cabeza con los que debe lidiar una persona en su trabajo. Tal vez simplemente son tareas aburridas, que no son importantes o necesarias, tal vez piense que no tiene la capacidad para completarlas. Pero sea cual sea el motivo, todos tenemos al menos una o dos tareas de nuestra lista que odiamos y las posponemos indefinidamente.

Dilatar la realización de ciertas tareas es una situación que una vez que atrapa a alguien puede ser muy difícil de manejar. Cuando imaginamos a personas altamente productivas, es probable que pensemos en alguien que puede enfocarse en su trabajo sin esforzarse demasiado y que nunca cae frente a la tentación de aplazar sus tareas pendientes.

Lea también: 5 Rasgos de los empleados de alto rendimiento

Pero la verdad es que esas personas se enfrentan a los mismos desafíos respectos a su trabajo que todos nosotros. La diferencia es que vencen esa dilación por medio de su inteligencia emocional. Primero aprenden a entender las razones por las cuales postergan sus tareas y luego aplican estrategias que permiten vencer esa mala práctica antes de que se convierta en parte activa de su rutina laboral.

Para aprender cómo afrontar esa lista de tareas pendientes y empezar a evacuarlas, hoy queremos reseñar cinco trucos que pueden funcionar para lograrlo. Veamos:

  1. Hacer la tarea más fácil

Si el miedo al fracaso es lo que lo detiene para empezar a hacer una tarea específica, reconózcalo, intente perder ese temor y pida ayuda a compañero si es necesario para recibir otra perspectiva y hacer un plan para encarar los primeros pasos de esa actividad. Si lo que tiene pendiente es escribir un texto, empezar por escribir los puntos más importantes que quiere tratar es un buen comienzo para terminar su trabajo con éxito.

  1. Cambiar de ubicación

La oficina no siempre es el espacio más inspirador para abordar una tarea pendiente tediosa y exigente. Cambiar la ubicación de la página web de la empresa de un servidor a otro, revisar un informe financiero de 200 páginas o preparar una exposición de dos horas son tareas aburridas como para hacerlas en lugares aburridos. Intente hacerlo en su café preferido o en el sofá de su casa. El objetivo es lograrlo cuanto antes y crear las mejores condiciones para ello.

Le puede interesar: 4 Competencias de los líderes de recursos humanos del futuro (próximo)

  1. Establecer un premio

Funciona con los niños y puede funcionar con los adultos también. Las tareas pendientes que no nos agradan pueden ser soportables si nos prometemos un premio que podamos recibir al terminarla. Establezca un plan para el día siguiente de terminar su tarea más odiada, esto puede incluir: comprarse un regalo, salir a comer a su sitio preferido con su pareja o amigos o realizar un viaje para descansar. Ser creativo es clave para motivarse y terminar con la actividad que tanto ha aplazado.

  1. Definir un tiempo de ejecución

Si definitivamente no queremos ejecutar nuestras tareas pendientes, pero sabemos perfectamente que debemos hacerlo o vamos a afrontar las consecuencias por ello, entonces la mejor manera de empezar es dedicándole 10 minutos al inicio del asunto. Después de ese tiempo probablemente terminaremos haciendo todo el trabajo sin parar. El primer impulso es clave para engancharse definitivamente y terminar de una vez por todas con el trabajo pendiente.

Encuentre acá: Las 4 competencias necesarias para el trabajo del futuro

  1. Documentar el proceso

Si las tareas pendientes que más nos cuesta realizar son algunas que debemos volver a hacer en otro momento, entonces la mejor forma de asumirlas es tomando notas sobre su realización. Es decir, apuntar las dificultades, los tiempos, los atajos, etc. y construir un documento robusto que permita abordar esa actividad en el futuro con mayor facilidad y experticia. Además, si otra persona pasa a encargarse de ello en el futuro, con la documentación facilitaremos mucho más su trabajo.

Aplazar las tareas pendientes es una de las grandes tentaciones que tenemos todos en nuestro trabajo. Liberar la mente de las responsabilidades urgentes y dedicarse a actividades que nos distraen es una mala practica que debemos erradicar de nuestra rutina.

Recomendamos: 5 Razones por las que está perdiendo su talento humano

Asumir el problema y empezar a crear pequeñas estrategias para completar esas tareas es solo el primero paso para lograrlo. Lo fundamental es entender la importancia de nuestro trabajo y la necesidad de cumplir con eso. Si definitivamente es imposible disfrutar lo que estamos haciendo, probablemente sea hora de pensar en cambiar de trabajo.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente y promueva el desarrollo de las competencias laborales claves en su organización

Artículos Relacionados