Entrevistas

“Las personas quieren el desarrollo de su empresa, pero dentro de ciertos parámetros”: Alejandro Martínez

El talento humano es la base que tienen las empresas para alcanzar sus metas de forma exitosa. Para conocer más de este tema, Acsendo habló con Alejandro Martínez, fundador de Transformación Consciente, una consultora que transforma equipos desde los valores más íntimos de los colaboradores.

¿Qué es Transformación Consciente? ¿Cuál es su objetivo?

El objetivo de Transformación Consciente es ayudar a las personas a que hagan un proceso de transformación para que puedan trabajar mejor en sus equipos e interactuar de una mejor manera con otras personas en su día a día. Esa transformación está basada en los valores que las personas no logran identificar con facilidad.

Cuando las personas identifican sus valores, pueden cambiar muchos comportamientos y formas de interrelacionarse con otros. Esto modifica la dinámica en un equipo al tiempo que una persona va cambiando para tener un desempeño superior al que había obtenido hasta ahora.

¿Esta transformación funciona para todas las personas?

Sí, la idea es que las personas aporten o den lo mejor de sí para lograr la visión, misión y objetivos que tiene la empresa o el equipo. Para que esto ocurra, primero tiene que haber una transformación personal que inicia con la identificación de los valores personales que no conocen o no tienen claros para que puedan mejorar su vida personal y sus relaciones con otros.

Las empresas se enfocan mucho en lo que quieren lograr, en los objetivos que son operacionales y aplican modelos de interacción a las personas para lograrlos. Pero las personas no actúan por modelos, actúan por su propia forma de ser, que está basada en sus valores personales.

Si aplicamos un modelo y la persona no tiene los valores que exige ese modelo, va a tener un desempeño inferior. Entonces, nosotros nos apalancamos en lo que es la persona y lo que cambia al darse cuenta que tiene valores, habilidades y que sabe hacer muchas cosas que pueden aportarle al equipo. Eso lleva a la empresa a un nivel de desempeño superior al que tenía.

Lea también: ¿Cuál será el rol de Recursos Humanos en el futuro?

¿El proceso de transformación inicia siempre desde el individuo?

Sí, el núcleo fundamental es la persona. El cambio que provoca un desempeño superior sucede desde la persona misma. Y se va a lograr si las personas que están en la empresa cambian sus modelos mentales y son conscientes de los objetivos y responsabilidades compartidas para lograr lo que quiere alcanzar la empresa.

Si eso lo asumen como algo propio desde sus valores, van a estar mucho más predispuestos a trabajar por un logro superior. Esto significa dar más valor a las interrelaciones y desarrollar las estrategias desde estas mismas interrelaciones.

¿Cree que las empresas desconocen los beneficios de lograr transformaciones positivas en sus empleados para apalancar los resultados de negocio?

Muchas veces los desconocen. Y si no los desconocen, no están dispuestos a invertir en la persona, sino que muchas veces las empresas buscan modelos que sean operativos u operacionales. Implanto este modelo, invierto tanto y voy a recibir tanto. Y miden a las personas como si fueran una máquina. Entonces, desde esta visión es muy difícil que las personas se sientan acogidas y motivadas a aportar a las empresas todo su potencial.

¿Ha encontrado alguna causa en común que le impida a las personas alcanzar su desempeño ideal?

Sí, muchas veces desconocen o tienen ambientes emocionales que no permiten expresar lo que verdaderamente desean y pueden aportarle a la empresa. Por ejemplo, el miedo. Cuando la empresa les dice a sus empleados: “queremos que sean innovadores, que aporten más desde la tecnología a la empresa”.

Pero, por otro lado, les dicen que, si fallan en la innovación, los echan a todos. Entonces, no hay forma que una persona llegue a los objetivos cuando existe una amenaza de por medio. Hay una serie de temas que deberían tenerse en cuenta: cómo pensamos, cómo interactuamos, cómo nos manejamos, de qué manera vamos a negociar nuestras diferencias.

Lo ideal sería que las personas sepan que si fallan son responsables de las cosas que no salieron bien y asuman las consecuencias. Sin que ello signifique echarlos de la empresa. Pues, de lo contrario, no hay forma de que ese aprendizaje perdure y eso nos coloca en una cultura o ambiente emocional en el cual le decimos: “aquí no se aprende de las cosas en las que fallamos o no salen bien”.

Recomendamos: Cultura organizacional, clave en el éxito de la compañía 

¿Estas transformaciones implican cambios en la cultura de una empresa?

Sin duda van a haber cambios de alguna forma. Y algunos bastantes difíciles y duros porque la empresa no está acostumbrada. Entonces, llegamos hasta acá porque tenemos esta cultura y tenemos esta manera de hacer las cosas y nos diferenciamos por esto. Pero ese va a ser el techo de desarrollo. Para seguir avanzando hay que desarrollar la cultura, o crear una nueva.

Las personas deberían ser capaces de utilizar nuevas herramientas y tener los aprendizajes necesarios que los acerquen a la visión de la empresa. Esa es la forma de avanzar sobre las habilidades que se necesitan hoy. Ayudar a que la persona identifique cuales son sus limitaciones que no le permiten aportar mucho más al equipo.

¿Qué es la Maratón de la Conciencia 2018?

Hicimos la primera Maratón de la Conciencia el año pasado por diversas ciudades de Colombia como Barranquilla, Cartagena, Medellín, Bucaramanga, Cali y Valledupar. La idea era interesar a las empresas en los procesos de transformación y también relacionarnos con las que estuvieran interesadas en ayudar a sus equipos y personas a lograr un mejor desempeño.

Fue tan exitosa la maratón que este año se amplió y estaremos con más del doble de las reuniones del año pasado. Agregamos Quibdó, Leticia, Cúcuta, Pereira, Armenia y Pasto. Ahora son 26 ciudades en total. Pues las empresas se están dando cuenta que, al desarrollar a la persona como persona, esto les redundara en muchos beneficios.

Un consejo para todos los empleados que quieren aportar al cambio en el interior de sus compañías

Para seguir aportándole a su compañía, tienen que desarrollar sus habilidades interrelaciónales, aquellas relacionadas con sus valores más profundos. Ellos están allí porque algunos de sus valores están alineados con los de la compañía y deben entender que su desarrollo personal se dará mucho mejor y más fácil cuantos más valores estén alineados con los de la compañía.

Sin embargo, hay muchos factores que están en juego. Desde mi visión personal, las personas quieren el desarrollo de una empresa, pero dentro de ciertos parámetros. Y la empresa tiene otros parámetros. Lo más importante es lograr alinear los parámetros de la empresa con los de las personas.

Evalúe el desempeño de su equipo fácilmente con Acsendo Flex y aumente la productividad de su organización

Artículos Relacionados