Brecha salarial: Cómo combatirla desde la Gestión de Recursos Humanos

Tiempo de lectura 3 minutos

En las últimas décadas las mujeres se han integrado mayormente al mercado laboral. Sin embargo, la desigualdad de género es todavía evidente en aspectos como: mayor desempleo, informalidad, una fuerte concentración de hombres en determinadas ocupaciones y la brecha salarial. Según datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de México, la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 14,6% en promedio, teniendo en cuenta que hay estados en los que la brecha alcanza el 31,1%. 

Esta situación nos hace reflexionar sobre el papel que la gestión de recursos humanos puede jugar para combatir y disminuir dicha desigualdad de salarios y condiciones entre hombres y mujeres. Por eso, en este artículo queremos mostrarte cómo puedes hacer la diferencia, generar el cambio y aportar a que tengamos una sociedad más justa y equitativa.

Te puede interesar: 5 Beneficios de promover la diversidad e inclusión laboral en tu empresa

¿Qué es la brecha salarial de género? 

Según EUROSTAT (Oficina de Estadística de la Unión Europea) la brecha salarial se define como la diferencia entre los ingresos brutos medios por hora de los hombres y mujeres asalariados, expresado en porcentaje del salario bruto promedio de los hombres por hora. 

Reconoce la problemática: datos y causas

Un artículo de la ONU Mujeres, revela que la brecha salarial a nivel mundial es de 16%, esto quiere decir que las trabajadoras ganan el 84% de lo que ganan los hombres, en promedio.

Es importante tener en cuenta que hay diferentes factores que juegan un papel fundamental en la identificación de la brecha salarial, esto tiene que ver con horas de trabajo remunerado, posibilidad de trabajar a tiempo completo y ausencias. Según la ONU Mujeres, las mujeres realizan tres veces más trabajo no remunerado que los hombres, esto quiere decir que dedican más tiempo a labores domésticas, cuidado de niños y ancianos. Mientras que los hombres pueden dedicar mayor tiempo a realizar actividades remuneradas. Este es uno de los factores por los cuales la brecha salarial sigue siendo alta en muchas partes del mundo. También es importante agregar que la brecha salarial aumenta con la edad y las crecientes demandas familiares y se torna baja cuando las mujeres están empezando en el mercado laboral.  

El problema no solamente radica en la brecha salarial, sino que también las oportunidades para las mujeres son más reducidas, sobre todo en cargos y ocupaciones que tradicionalmente se han identificado como masculinas. Un ejemplo de ello es Abby Wambach, dos veces medalla de oro olímpica y campeona del mundial femenino de la FIFA, quien después de retirarse del fútbol se dió cuenta de que había marcado más goles que cualquier hombre, pero su salario fue mucho más bajo en comparación. 

Es probable que esto se deba a desconocer los beneficios que trae para las compañías cerrar la brecha salarial. Por eso a continuación te enumeramos cuatro de ellas. 

Beneficios de cerrar la brecha salarial 

  • Según las estimaciones de la evaluación de valor añadido Europeo la reducción de un punto porcentual en la brecha salarial de género aumentaría 0,1% el PIB
  • La igualdad salarial lograría impulsar la economía, ya que las mujeres tendrían más recursos que se convertirían en más gastos.  
  • Según la herramienta Empresarial de Género (WEP) las empresas que tienen mayor diversidad de género son 22% más productivas, tienen un 27% más de rentabilidad y un 39% más de satisfacción al cliente.  
  • Tiene un impacto positivo en la imágen de la empresa ante los diferentes públicos. Además de fortalecer su employer branding.  

Tú puedes hacer el cambio: combate la brecha salarial desde la gestión de recursos humanos

La reducción de la brecha salarial de género es una tarea que implica mayor regulación por parte de las legislaciones de los diferentes países en temas como el salario mínimo vital, el trabajo informal, medidas que alienten a que los hombres compartan responsabilidades domésticas y de cuidados. Sin embargo, las empresas también pueden implementar acciones para disminuir la brecha salarial, algunas de estas son: 

  • Crea una cultura de igualdad de condiciones

Desde los valores y dinámicas de tu empresa debe notarse la diversidad de género y la igualdad de condiciones. Incentiva campañas para que los padres asuman con mayor compromiso el cuidado del hogar y de los hijos, sé flexible con los horarios, fíjate en el cumplimiento de metas, etc. 

  • Implementa el currículum ciego

Esta es una buena alternativa para equilibrar la balanza, pues en este tipo de currículums no aparece foto, género ni edad, lo que permite que la postulación sea evaluada a través de méritos. 

  • Escucha a tu equipo y concilia 

Es importante que escuches las necesidades de tus colaboradores y les brindes soluciones prácticas, como flexibilidad para teletrabajar, guarderías en las grandes empresas o apoyo para el cuidado de los hijos, evaluaciones por productividad no por horas de trabajo, entre otras acciones. 

Una de las mejores formas de mitigar la brecha salarial de género es a través de un seguimiento por KPI o por OKR, los cuales tienen en cuenta el cumplimiento de indicadores y metas, permitiendo una gestión enfocada en la productividad y efectividad de procesos, sin importar el género ni la edad. Acsendo te ofrece un módulo especializado en KPI u OKR, solicita una demostración y empieza a generar el cambio.

 
Te puede interesar: Software de OKR o KPI: ¿cuál necesita tu empresa?

0 Shares
Tweet
Share
Share