Cuál es la diferencia entre KPI y OKR y cómo se complementan

Tiempo de lectura 4 minutos

Al saber la diferencia entre KPI y OKR podrás aprovechas los beneficios de cada uno para mejorar tu trabajo y el de tu equipo.

Existe un gran conjunto de herramientas de gestión que están a disposición de las empresas y directivos para conocer el estado de sus operaciones, el cumplimiento de resultados o los problemas que afectan la operación.

Algunos de los más usados por las empresas son el MBO, Balance Scorecard, OKRs (Objective and Key Results) o KPIs (Key Performance Indicators), aunque existen otras metodologías.

Sin embargo, hoy vamos a concentrarnos en explicar la diferencia entre los últimos dos: KPI y OKR. Acrónimos que de seguro conocerás y habrás utilizado, pero que en la práctica, es decir, al momento de sentarse a implementarlos, se pueden tener preguntas del tipo:

  • ¿Qué distingue uno del otro?
  • ¿Son parecidos?
  • ¿Cuál debería usar?

Así que te ayudaremos a despejar estas dudas comunes de forma sencilla.

¿Qué son los KPI? 

Los KPI –Key Performance Indicators– o Indicadores Clave de Desempeño son métricas críticas que miden el rendimiento o el crecimiento en una empresa.

Es un mecanismo de seguimiento basado en resultados que señala los procesos clave del negocio y las funciones comerciales y facilita monitorear su estado. Existen miles de KPIs, pero se deben escoger los que realmente sean críticos. Aquí hablamos más de los tipos de KPI.

Usualmente se aconseja que se escriban bajo la estructura SMART, que por sus siglas significan Específico, Medible, Alcanzable, Realista y con límite de Tiempo. El siguiente es un ejemplo de cómo se ve un KPI:

“Aumentar los nuevos registros de pago en el sitio web en un 25% al final del segundo trimestre del año”.

¿Qué son los OKR? 

Los OKR son una metodología orientada al crecimiento. Es útil para alinear la estrategia de la empresa en todos los niveles y alcanzar resultados ambiciosos lo más pronto posible. 

Consisten en una lista de 3 a 5 objetivos ambiciosos y cada uno de estos tiene unos resultados clave que miden el grado de cumplimiento de ese objetivo. Son compartidos abiertamente entre sí. Este es un ejemplo de un OKR de ventas:

Objetivo: Aumentar las ventas al tiempo que se incrementa la rentabilidad

Resultado clave:

  • Alcanzar ingresos trimestrales por $100.000 dólares.
  • Cerrar negocios en 3 nuevos países
  • Incrementar el margen de beneficio bruto de 30 a 40%

Te recomendamos el siguiente contenido si deseas leer más ejemplos de OKR para tomar inspiración para los de tu empresa.

Diferencia entre KPI y OKR

Henrik-Jan van der Pol, fundador, CEO de Perdoo y experto en OKR, asegura que “los KPIs son como el tablero de un automóvil: te indican a qué velocidad vas y cuánto combustible tienes. Los OKR son como un GPS: te llevan a dónde quieres ir”. 

Esta frase es un gran resumen para identificar las diferencias estos dos métodos, pero aquí te contaremos en detalle sus disparidades: 

  • El propósito no es el mismo

Los objetivos de los KPI son normalmente factibles y representan el producto de un proceso o proyecto ya existente, mientras que los objetivos de los OKR son más agresivos y ambiciosos.

Los KPI tienen diferentes propósitos como medir el desempeño de los empleados, evaluar un proceso o iniciativa existente, o medir el éxito de un programa. Por otra parte, los OKRs no buscan medir el desempeño, sino retar a los colaboradores a ser ambiciosos para que la empresa avance. 

  • Su éxito se mide diferente  

Mientras que alcanzar el resultado esperado en los KPI es positivo, en los OKRs no lo es tanto. Por el contrario, si es muy sencillo cumplir con los OKRs significa que no eran tan ambiciosos como para tener un impacto y debes replantearlos.  

  • Los KPIs son verticales y los OKRs horizontales

Los OKRs no son impuestos desde las posiciones de liderazgo a las bases de tu empresa, pueden surgir desde un trabajo individual e incluso se pueden aplicar a la vida personal. Cada uno tiene sus propios OKR. En el caso de los KPI, estos son creados solo por los líderes para medir el desempeño. 

En resumen, los OKR son un Marco Estratégico y los KPI son las Medidas dentro de ese marco, que pueden hacer parte de los Resultados Clave. 

¿Cómo se complementan los KPI con los OKR? 

kpi y okr

Estratégicamente, es posible alinear ambas herramientas para que funcionen en sincronía, haciendo que los KPI actúen como indicadores dentro de una estrategia de OKRs, como parte de los Key Results o Resultados Clave. Así como en el anterior gráfico.

Como los OKR definen los criterios macro para que la empresa logre sus objetivos, los KPI pueden ser la forma de medir estos aspectos de mejora. Por ejemplo:

Supongamos que quieres medir el éxito del departamento de producción de tu empresa. Tienes la opción de crear un KPI que mida específicamente el tiempo promedio que le toma al departamento empaquetar y enviar 100 paquetes del producto. 

Pero, ¿qué te indica el KPI si el equipo de producción está empaquetando y moviendo 100 productos en aproximadamente tres horas? Que tienes una oportunidad de mejora. A partir de ahí, puedes crear un OKR con un objetivo que se centre en mejorar la velocidad de producción. Así tu KPI se convertirá en un resultado clave bajo su OKR.

Entonces, puedes pasar de tu indicador a un OKR desde una ‘ingeniería inversa’. del Resultado al Objetivo.

OKRs o KPIs, ¿cuál debo implementar? 

Bueno, eso depende de lo que quieras medir.

Por ejemplo, si deseas perfeccionar un plan o proyecto que se haya hecho antes o que esté en curso, los KPI podrían ser la mejor opción. Pero si estás buscando cambiar la dirección general de tu negocio y hacer más ejecutable la estrategia, la mejor opción son los OKR.

En pocas palabras, los OKR y KPI funcionan muy bien juntos. Los KPI ayudan a monitorear el desempeño e identificar problemas y áreas de oportunidad. Los OKR ayudan a resolver problemas, mejorar procesos e impulsar la innovación. 

Conoce el software de OKRs de Acsendo que te ayuda a implementarlos fácilmente

0 Shares
Tweet
Share
Share