Productividad

El YO ideal como motivación del cambio individual

El modelo del YO ideal por Richard E. Boyatzis y Kleio Akrivou (2006), es una fuente principal de activación psicofisiológica que ayuda a impulsar el cambio intencional. Este YO ideal se encuentra compuesto por tres principales factores: la proyección de un futuro deseado; la esperanza u optimismo; y fortalezas pasadas y presentes (características del ser que perduran con el tiempo).

Con el tiempo se ha encontrado que tener metas planeadas a corto y a largo plazo ha logrado impulsar y motivar el cambio o el desarrollo de una organización. La emoción positiva juega un papel fundamental en la formación del YO ideal, esta permite que el individuo permanezca en un estado de completa energía y concentración.

Lea más acerca de: 5 consejos para lograr la felicidad de sus colaboradores

Para llegar a este punto se requiere de procesos cognitivos y emocionales. El afecto positivo mejora la eficiencia y la capacidad de toma de decisiones complejas; también facilita la cantidad y calidad de vías del pensamiento y logra reforzar la capacidad de adaptabilidad a nueva información y situaciones, y permite desarrollar la resolución de problemas.

Desde el momento en que se activa la fuerza del YO ideal, se desempeña un papel que brinda motivación al individuo dentro del yo de manera instantánea. La motivación luego se convierte en una herramienta que lidera las acciones en pro de cumplirlas y generar autosatisfacción. Lo anterior conlleva a un resultado interno de autorrealización que evidencia que se está actuando en congruencia con los valores propios y con carácter.

En la psicología de la personalidad de habla del concepto de “Motivación por acercamiento”. Este funciona como el YO ideal, en cuanto a que tiene los efectos opuestos del temor o motivos de evitación. La fuerza del YO ideal muestra efectos más duraderos, sin embargo la tasa de inicio es lenta y compleja en comparación con el temor y la evitación.

Recomendamos: ¿Cómo impulsar la motivación laboral en tres pasos?

El temor y la evitación tienen efectos a nivel cognitivo opuestos a la emoción y activación positiva. Cuando se manifiestan los efectos de temor o de evitación, se fomenta la activación del sistema nervioso simpático que generan procesos neurales y endocrinos. Estos estimulan las emociones negativas o defensivas, lo que conduce a tener una percepción del ambiente amenazante. De esta forma, las acciones defensivas hacen que una persona se inhiba de nuevas alternativas para abordar una situación o de resolver un problema.

Existen tres vías para crear un YO ideal saludable y confiable. En la primera se debe tener atención o plena conciencia de las acciones y del entorno. Si esta fase no se manifiesta lo suficiente, entonces las personas van a experimentar cambios catastróficos, sorpresas o emergencias y no va a querer reconocer un futuro deseado.

Para la segunda, se debe querer llegar a adquirir los componentes del YO ideal, como: la esperanza, la imagen de un futuro ideal, vocación o propósito de metas a corto y largo plazo, etc. Si dicha fase no se manifiesta lo suficiente, la persona va a tener tendencias de compromisos superficiales con él mismo y no lograr cumplirlos.

Sugerimos: Autonomía y transparencia, claves para la motivación laboral

Finalmente, para la tercera fase, se necesita coherencia entre las acciones y los componentes del YO ideal. Si esta no se cumple, la persona puede llegar a experimentar consecuencias tanto en su vida personal como en su vida laboral y sus planes de vida pueden llegar a ser cambiantes.

Puede que los factores que componen al YO ideal tengan una validez difícil de establecer. Por esta razón, se tendrán que emplear métodos cualitativos de análisis temático para acceder a los objetivos personales de un individuo, de un equipo o de una organización y luego codificarlos. Luego de esto se podría cuantificar dicha investigación y ver de qué manera se pueden atacar las áreas fluctuantes que estén inhibiendo el desarrollo del YO ideal y finalmente motivar al cambio colectivo intencional.

La evaluación de clima laboral le permite identificar las razones por las cuales sus empleados están desmotivados

Artículos Relacionados