Feedback positivo: ¿qué es y cómo entregarlo a tu equipo?

Tiempo de lectura 6 minutos

Cuando se habla de Feedback en el trabajo puede que lo primero que se te venga a la mente no sean recuerdos muy gratos. Normalmente lo asociamos con la retroalimentación constructiva o, sin tantos eufemismos, negativa. Sin embargo, ¡no es la única que existe! 

Como evidencia de la omisión generalizada que hay con respecto al feedback positivo en todos los niveles de una organización encontramos el estudio de Zenger y Folkman publicado en Harvard Business Review y en Forbes

Paradójicamente, a los líderes prefieren dar feedback negativo que positivo, según una investigación. De acuerdo con la investigación, el 37% de los 7,631 managers encuestados evita dar feedback positivo, frente al 21% que evita el negativo. Ese 16% representa una cantidad relevante de líderes que no le apuestan a los comentarios positivos. 

Podría concluirse que los directivos sienten que su trabajo consiste en corregir errores y que proporcionar feedback positivo es opcional. Además, subestiman el poder y la necesidad del refuerzo positivo, mientras que sobreestiman el valor y el beneficio de la retroalimentación negativa o correctiva. 

Para que no seas este tipo de líder, te contaremos sobre los beneficios del feedback positivo y el porqué debes implementarlo cuanto antes en tu empresa. 

¿Qué es feedback positivo? 

Empecemos por lo primero. Aunque la definición pueda parecer evidente, es necesario tener claro qué es y que NO es para no cometer errores.   

Hablamos de feedback positivo cuando los interlocutores ofrecen una devolución que contribuye con el mejoramiento de un proceso o aportan posibles soluciones para la optimización de este. 

Una retroalimentación positiva se centra en los puntos fuertes del trabajador para que siga trabajando en ellos y los potencie al máximo. Esto hará que su confianza aumente y perciba el valor que le dan en la empresa al destacar lo que aporta con su buen desempeño en ciertos aspectos.

Pero es importante no confundir feedback positivo con solo elogiar las virtudes del trabajador o felicitarlo ocasionalmente por sus buenas acciones.

El feedback positivo incluye también la crítica constructiva para seguir perfeccionando aquello en lo que el colaborador ya es bueno. La idea es mantener un proceso de mejora continua y no que se estanque porque ya es “suficientemente bueno”. 

Beneficios del  feedback positivo 

Entregar una devolución sobre los puntos fuertes de una persona, de acuerdo con Harvard Business Review, puede: 

  • Incrementar su motivación

Una encuesta de Gallup encontró que el 67% de los empleados que reciben más comentarios sobre sus fortalezas por parte de los líderes están totalmente comprometidos, mientras que solo el 31% de los que reciben críticas se sienten comprometidos. 

  • Aumentar la productividad

Los equipos de alto rendimiento comparten casi seis veces más comentarios positivos que los equipos promedio. Mientras tanto, los equipos de bajo rendimiento comparten casi el doble de comentarios negativos que los equipos promedio

  • Despertar su compromiso

La encuesta WorkTrends de IBM a más de 19.000 trabajadores en 26 países, en todas las industrias y miles de organizaciones, reveló que el nivel de compromiso de los empleados que reciben reconocimiento es casi tres veces mayor que el nivel de compromiso de aquellos que no lo reciben.

  • Promover la autonomía

Cuando el colaborador siente que sus superiores confían en él, se siente menos controlado. Esta libertad lo impulsará a crecer y la confianza depositada en él lo llevará a ser más autónomo con sus proyectos. 

  • Disminuir la fuga de talentos 

La encuesta de IBM, también mostró que los empleados que reciben reconocimiento  tienen menos probabilidades de renunciar. Se ha demostrado que el reconocimiento aumenta la felicidad en el trabajo en general y está vinculado a los resultados culturales y comerciales, como la satisfacción y la retención en el trabajo.

  • Favorecer la transparencia

Con valores como la transparencia es necesario dar ejemplo. Si tu eres sincero con tu personal, ellos te retribuirán de la misma forma, lo que resulta en el fortalecimiento de las relaciones.

Si quieres conocer más beneficios sobre los procesos de feedback, puedes encontrarlos en nuestro artículo: ¿Por qué es tan importante dar feedback en el trabajo?

Cómo dar retroalimentación positiva

Para conseguir el máximo rendimiento del feedback, hay que tener en cuenta las siguientes condiciones cuando debas darlo: 

1. Establecer encuentros programados

Sea cual sea el tipo de feedback que vas a entregar, no es recomendable evaluar el trabajo de un empleado de forma improvisada. Siempre debes prevenirlo para que llegue dispuesto, receptivo y con sus propios comentarios. 

También puedes pedirle un resumen de la sesión o conclusión de lo que hablaron.  

2. Llegar a soluciones en conjunto 

Permite a los colaboradores encontrar soluciones, antes de decirle qué debe hacer y cómo. Así ellos estarán más comprometidos, reforzarán su autoestima y se comprometerán a seguir creciendo. 

Para guiar al trabajador a encontrar las resoluciones propias en la sesión de  feedback es recomendable que le hagas preguntas que lo lleven a pensar en situaciones concretas o características que han traído buenos resultados. 

3. Entregar feedback positivo a todos

No debes meter a todos tus colaboradores en una bolsa y felicitarlos de forma general, pero sí debes darle una devolución positiva a todos, de forma individual cuando lo merezcan. Esto puede asegurar que todos se sientan parte del equipo.

Además, te ayuda a tener presente que no debes centrar toda tu atención en tus mejores fichas. Todos merecen reconocimiento cuando hacen las cosas bien. 

4. Dosificar en el tiempo

A diferencia del feedback negativo, el positivo sí se puede dosificar a lo largo del tiempo. El motivo es sencillo; así puedes mantener siempre alta la motivación de tu personal. 

Aunque siempre es bueno recibir comentarios agradables, trata de ligarlos a los hechos más recientes que puedas. 

5. Presta atención a tu lenguaje no verbal

Tus expresiones faciales, el movimiento de tus manos, la intención en tu mirada son puntos críticos a los que debes prestar especial atención. 

Marie Dasborough, en su investigación sobre los efectos en la entrega de feedback comparó las sensaciones entre dos grupos que recibieron feedback. 

Uno fue negativo, pero con señales positivas como sonrisas y asentimientos, el otro grupo recibió retroalimentación positiva pero con señales negativas como ceños fruncidos. 

Al final del experimento aquellos que recibieron feedback positivo pero con malas señales se sintieron peor sobre su desempeño que aquellos que recibieron retroalimentación negativa, pero con un buen lenguaje corporal. 

6. Pedir ayuda 

Si entregar feedback. así sea positivo no te hace sentir bien, pide ayuda para practicar tus charlas antes de hacerlas. Ya sea a tus amigos o conocidos o, si tienes la posibilidad de contratar los servicios de un Coach es una buena opción. 

Un coach puede detectar esos micro comportamientos en tu conducta que pueden estar entregando el mensaje correcto, pero de la forma incorrecta y ayudarte a corregirlos. 

No identificar estos fallos a tiempo puede estar causando el efecto contrario en tus colaboradores, generando apatía o contrariedad, lo que tarde o temprano afectará a la empresa. 

Puedes encontrar más Consejos para dar Feedback dando click aquí 

Ejemplos de feedback positivo 

Aquí te daremos 5 ejemplos que puedes adaptar a tu lenguaje o a la realidad de tu organización: 

1. “Algo que realmente aprecio de ti es ….”

Ejemplo: “Algo que realmente aprecio de ti es tu actitud para resolver los problemas de forma proactiva”. 

2. “Creo que hiciste un muy buen trabajo cuando (inserta el momento) eso demuestra que tú ….”

Ejemplo: “Creo que hiciste un muy buen trabajo cuando lideraste la reunión eso demuestra que tienes una gran capacidad para gestionar el trabajo de los demás y que te comunicas de forma efectiva con los demás. Es una gran habilidad”.

3. “Realmente me gustaría mucho verte hacer lo que hiciste en (nombra proyecto o situación) en todo lo demás”.

Ejemplo: Uno de los mejores momentos que tuviste este mes fueron los insights que diste en la reunión sobre el nuevo producto. Eso fue una gran evidencia de tu capacidad de análisis pues nos ayudaste a encontrar una función que hace al producto más amigable con el usuario. Me gustaría ver mucho más de eso en el proyecto del área. 

4. “Creo que tienes una verdadera habilidad (insertar habilidad). 

Ejemplo: Creo que tienes una verdadera habilidad para hacer sentir bienvenidos a los nuevos colaboradores. Resulta muy importante para nosotros contar con alguien como tú. 

5. “Una de las cosas que admiro sobre ti es ….” 

Ejemplo: “Una de las cosas que admiro sobre ti es tu habilidad para mantener a tu equipo comprometido en el trabajo remoto. Realmente es muy importante para la empresa en un momento como esto y nos gustaría que otros líderes repliquen tus prácticas”. 

Con estos ejemplos puedes salir del lugar común del “buen trabajo”, que posiblemente apague el entusiasmo de quien puso todo de sí para organizar una reunión o entregar un informe. 

Evita el feedback en actos triviales como “buen trabajo haciendo el café” o “que gran actitud al sacar las fotocopias”, suenan sarcásticos, no son ninguna guía y pueden impactar en la actitud de tu personal a la hora de recibir feedback positivo. 

Ten presente que la retroalimentación positiva existe, es necesaria y puede despertar la motivación y el compromiso en tu organización. No la menosprecies, puede convertirse en una gran aliada en tus procesos de desempeño. 

0 Shares
Tweet
Share
Share