Contratación

Los 4 beneficios más importantes del reclutamiento interno

El proceso de contratación para cubrir una vacante o una nueva posición recientemente abierta puede ser complicado y estresante para los encargados de ello. Se debe hacer un gran esfuerzo para atraer, examinar, entrevistar y conseguir un candidato ideal para el puesto. Incluso después de todas esas etapas, en ocasiones terminamos eligiendo a personas que no encajan con lo esperado y el proceso de reclutamiento tiene que comenzar de nuevo.

Ante este panorama, el reclutamiento interno es una muy buena alternativa que ayuda a reducir buena parte de las dudas del proceso y a disminuir los costos, en tiempo y dinero, de este. Además, permite cubrir las vacantes mucho más rápido que con los candidatos externos.

Lea también: 5 Opciones para ofrecer salario emocional en su empresa

Por todo eso, es muy importante dirigir la mirada hacia adentro de la propia organización tanto como a cualquier otro canal de reclutamiento. Puede resultar que los candidatos mejor calificados, los más talentosos y los más confiables estén a solo unos pocos escritorios de distancia.

Si ha tenido demasiados problemas con los procesos de contratación tradicionales en el pasado, este puede ser el momento de construir un proceso de reclutamiento interno en su compañía. Hoy queremos reseñar los cuatro beneficios más importantes de adoptar esta estrategia. Veamos:

  1. Los candidatos internos ya se conocen en profundidad

Incluso cuando los candidatos externos sean recomendados por fuentes confiables, siempre existe la posibilidad que no estén a la altura del desafío, no se ajusten a la cultura organizacional de la compañía o abandonen rápidamente el cargo. Realizar las mejores preguntas en la entrevista y comprobar las referencias laborales de la forma más exhaustiva no siempre permite tener una idea clara de cómo se desempeñaría en el cargo el candidato.

En la mayoría de las situaciones, la única forma de poner a prueba el desempeño de un candidato es dándole el trabajo, y si no cumple con las expectativas, se habrá realizado una mala contratación. El reclutamiento interno reduce significativamente ese nivel de riesgo.

Recomendamos: 5 Consejos para desarrollar un liderazgo de alto nivel

Si bien puede que nunca haya visto a un determinado empleado desempeñar el cargo que necesita cubrir, si lo ha visto trabajar dentro de la organización y tiene un conocimiento de primera mano sobre cómo se desempeña, cómo encaja en la cultura de la empresa, cómo maneja los conflictos y cómo afronta los desafíos laborales, lo que significa que puede estar mucho más seguro de la persona a la que está contratando.

  1. Los candidatos internos ya conocen la compañía

De la misma forma que los líderes ya conocen el trabajo de sus colaboradores, los candidatos internos ya saben si les gusta o no la compañía y si quieren quedarse a potencia su carrera en ella. Si aplican a un nuevo puesto interno, generalmente esa es una señal de que están dispuestos a invertir más tiempo y esfuerzo en su organización, de lo contrario, estarían solicitando empleos en otras compañías.

Esto reduce significativamente la posibilidad de tener que reemplazarlos a corto plazo con la excusa de que el trabajo, el equipo o la cultura de la organización no eran lo que esperaban. También significa que pasará menos tiempo en el proceso de capacitación e incorporación porque el candidato ya conoce la mayoría de las herramientas, sistemas y procesos que deberá usar en su nuevo cargo.

  1. Los candidatos internos son más fáciles de encontrar

El reclutamiento externo requiere realizar una búsqueda extensa y minuciosa. Publicar los anuncios en los diferentes canales y portales de empleo puede ser un proceso tedioso y lento. Es posible que deban examinarse decenas o incluso cientos de aplicaciones para encontrar un grupo reducido de candidatos que puedan encajar en el cargo. O peor aún, puede que no logre atraer a ningún candidato y tener que empezar el proceso de nuevo.

Encuentre acá: 5 Trucos para completar sus tareas pendientes más difíciles

El reclutamiento interno en cambio puede ser mucho más fácil. Se puede comunicar la apertura de una posición a toda la compañía en minutos si lo desea y los empleados interesados pueden aplicar a ella fácilmente.

Si bien puede que reciba solicitudes de empleados no calificados para el cargo, las opciones son generalmente mejores y el proceso se hace con mucho menos esfuerzo.

  1. El reclutamiento interno aumenta la lealtad y el compromiso

Además de ahorrar tiempo, dinero y reducir el desgaste propio de buscar candidatos externos para cubrir una posición, tal vez el beneficio más importante de implementar un proceso de reclutamiento interno es que es crucial para elevar los niveles de compromiso y satisfacción laboral del equipo dentro de su organización.

Le puede interesar: 4 Preguntas para asegurarse que se preocupa por su talento humano

Sus colaboradores quieren, y necesitan, oportunidades para crecer, aprender y progresar profesionalmente. A medida que continúan trabajando para su organización, buscarán la forma de avanzar, mejorar su posición, incrementar su salario, desarrollar nuevos talentos y adquirir mayores responsabilidades que las actuales.

El reclutamiento interno es la mejor forma de brindar esas oportunidades y consolidar la lealtad y satisfacción de su equipo.

El reclutamiento y selección de talento es una de las funciones más importantes de un profesional de recursos humanos, y hacerlo bien requiere un gran esfuerzo y dedicación. Si bien siempre será necesario contratar talentos externos y con experiencia en otras organizaciones, tomar el tiempo para construir un proceso de reclutamiento interno robusto y efectivo realmente puede rendir muchos frutos a largo plazo.

Evalúe las competencias de su equipo fácilmente y aumente la productividad de los nuevos talentos en su organización

Artículos Relacionados