Clima Organizacional

Un mal jefe puede ser tan dañino para la salud como lo es el cigarrillo

Estudios señalan que tener un mal jefe genera efectos dañinos en la salud de los colaboradores. A tal punto que el liderazgo tóxico puede ser tan perjudicial como el cigarrillo.

Son muchos los empleados que han tenido que lidiar con jefes que crean un ambiente de trabajo opresivo e intimidante. Tanto así, que con solo ver su carro o escucharlo entrar a la oficina puede hacer que el estómago se les retuerza a varios.

Hablamos de aquellos líderes que abusan de su poder y se ganan el respeto avergonzando y molestando a las personas que tienen a su cargo. No demuestran ninguna empatía con los demás y menosprecian constantemente sus esfuerzos.

El liderazgo tóxico, además de envenenar el clima laboral, también puede ser una fuente de problemas para la salud de los empleados. Y en esta entrada vamos a explicar por qué.

Efectos sobre la salud

  1. Un mal jefe afecta tu salud mental y física

En un estudio de la Escuela de Negocios de la Universidad de Manchester se encontró que los empleados que trabajaron con un mal jefe durante un largo período de tiempo empezaron a desarrollar cuadros de depresión clínica.

Por otro lado, un mal jefe también aumenta el estrés laboral, que genera un daño que se compara a ser un fumador pasivo, según un completo análisis realizado por el Harvard Business School y la Universidad de Standford en el que analizaron más de 200 estudios sobre ambientes laborales. 

Recomendamos: La importancia de la salud ocupacional en las organizaciones

  1. Aumenta el riesgo de que sufras una enfermedad cardíaca

Los empleados que están descontentos con el estilo de liderazgo de sus superiores, corren un mayor riesgo de sufrir ataques cardíacos y otros problemas en el corazón, ya que el estrés hace que la sangre se espese y el corazón empiece a requerir más energía, pues late a mayor velocidad.

Además de los efectos emocionales que causa el estrés provocado por el liderazgo tóxico que lleva a los empleados a sentirse tristes, desmotivados e inseguros, el cuerpo también se ve afectado problemas intestinales, hiperventilación, alteración del sueño, mareos, tensión muscular, entre otros síntomas.

  1. Empiezas a tener malos hábitos

Al aumentar el riesgo de sufrir estrés laboral por las constantes exigencias y la presión del jefe, muchos colaboradores empiezan a abusar de sustancias como el café, el alcohol y la nicotina.

Además de saltarte las comidas y empezar a comer comida poco saludable. Lo cual tiene serias repercusiones en la salud en el largo plazo.

  1. Te hace menos productivo

Con el tiempo, al trabajar bajo el mando de un mal líder los síntomas del síndrome de burnout se empiezan a hacer más presentes.

Lee también: 5 Consejos para mantenerse lejos del burnout

Se trata de un proceso de agotamiento físico y mental crónico que se produce por exceso de responsabilidades, estrés y falta de equilibrio entre la vida laboral y la vida personal.

  1. Afecta tus relaciones

El comportamiento grosero y sarcástico de un jefe puede llevar a que los empleados experimenten fatiga mental y tengan menos autocontrol sobre sus emociones, como lo descubrieron investigadores de la Universidad de Michigan.

Haciendo que se sientan más irritables, apáticos e impacientes y que sean propensos a comportarse de forma agresiva no solo con sus colegas, sino también con sus familiares y amigos.

  1. Te hace sentir más miserable

Es muy frecuente que los colaboradores por evitar críticas, amenazas o intimidaciones de sus jefes, trabajen más horas para intentar mantenerlo satisfecho. Queriendo evitar así cualquier regaño o represalia en su contra.

Al extenderse esta situación puede producir una fuerte crisis de autoestima en el colaborador, el cual va a empezar a cuestionar de forma negativa sus capacidades y se sentirá asediado de dudas sobre si de verdad tiene algún valor como profesional.

Leer más: 6 Señales para identificar a una empresa con un clima laboral tóxico

  1. Te puede convertir en un empleado tóxico

Bajo un estilo de liderazgo tóxico, es probable que empieces a asimilar de forma inconsciente ciertos comportamientos de tu jefe y termines por propiciar de forma activa el empeoramiento de la calidad de las condiciones de trabajo en la oficina.

Un mal liderazgo afecta a toda la empresa. Por lo que es hora de que las empresas comprendan el efecto que tiene un líder sobre el talento humano, y por qué deben hacer lo posible por encontrar a aquellos que inspiran a las personas a ser mejores y a trabajar por la visión de la empresa.

Descubra cómo desarrollar el liderazgo emocional en su empresa con nuestra guía gratuita

Artículos Relacionados