Recursos Humanos

Los 5 momentos más adecuados para dar feedback a los empleados

Dar feedback. Un proceso que despierta odios y amores en los jefes por la dificultad que acarrea encontrar el momento y el tono adecuado para dar retroalimentación a los empleados. Yo mismo he estado en ese punto y he experimentado la incertidumbre de no saber cómo o cuándo debo expresar mis comentarios a los miembros de mi equipo.

Sin embargo, también sé que el feedback bien dado es una herramienta de gran poder. Pues representa una ocasión única para estrechar lazos con el empleado e inculcar en él los valores de la cultura organizacional. Cuando la retroalimentación se da en el momento oportuno, y se repite de manera frecuente, convierte a la empresa en un referente de crecimiento.

Lea también: 6 Consejos para dar feedback efectivo a sus colaboradores

Por eso, voy a explicar aquí cinco situaciones que he encontrado como propicias en mi experiencia como CEO para brindar feedback. Veamos:

  1. Cuando un empleado comete un error

No importa el estudio o la experiencia, al final, todos podemos cometer errores en nuestros puestos de trabajo. Cuando tiene lugar alguna equivocación, lo primero que hago es averiguar la lección que produjo esta falta en el empleado e intento decirle algo del tipo:

Sé que te sientes mal por lo que ocurrió. Yo tampoco estoy contento con este error. Tienes el potencial para lograr mejores resultados. Por ello, quiero que entre ambos encontremos las lecciones que dejó esta equivocación y analizar lo que podrías hacer mejor la próxima vez para evitar que se vuelva a repetir.

  1. Cuando un empleado se ve poco comprometido

Es fácil notar la falta de compromiso en un empleado: presenta excusas, no ayuda a sus compañeros de trabajo, es distraído y demuestra su falta de entusiasmo en el desarrollo de sus funciones. En este caso lo más importante es conocer la causa y ofrecer ayuda para encontrar una solución:

No hablo solo por mí cuando digo que has estado un poco distraído y menos motivado de lo que solías estar. Me preocupa porque está afectando la calidad de tu trabajo. ¿Qué te hace sentir así y qué puedo hacer para que puedas estar satisfecho nuevamente con tus labores?

Recomendamos: ¿Por qué la cultura organizacional de Netflix es la clave de su éxito?

  1. Cuando un empleado difunde chismes y rumores

Los chismes crean un ambiente laboral lleno de malestar y desconfianza. En estos casos, el feedback es una herramienta necesaria para hacer frente a esta situación. Lo más importante es hacer caer en cuenta de su error al autor de estos rumores y pedirle que no vuelva a hacerlo:

Me he enterado de que has estado hablando de manera malintencionada sobre este tema en específico. Estoy desilusionado y lamento de verdad que pienses así. Quiero que sepas que siempre puedes hablar conmigo sobre tus inquietudes o molestias en vez de difundir rumores, pues crean un ambiente negativo.

  1. Cuando el desempeño de un empleado ha disminuido

Tras realizar una evaluación de desempeño, se pueden evidenciar un deterioro del rendimiento de un empleado. Si este es el caso, anímele a encontrar estrategias en conjunto, como un PID (Plan Individual de Desarrollo), para que el colaborador pueda volver al mismo nivel de desempeño que antes.

He notado algunos cambios en tus hábitos de trabajo durante el último mes. Sé lo productivo que eres y cómo trabajas para alcanzar buenos resultados, así que quiero saber si tienes problemas en los que pueda ayudarte para que tengas un mejor desempeño. ¿Qué dificultades has tenido en tu trabajo?

Recomendamos: 6 Señales para identificar un clima laboral tóxico en su empresa

  1. Cuando un empleado alcanza las metas

Así como se señalan los errores y las áreas de mejora en las jornadas de feedback, también es importante que los jefes reconozcamos los logros y méritos alcanzados por los empleados para mejorar su compromiso. En estos casos, siempre intento decir algo como:

Estoy muy contento con el resultado que has alcanzado. Tu compromiso con la compañía es evidente y quiero reconocer tu esfuerzo. Me siento muy afortunado de tenerte en nuestro equipo y me gustaría ser partícipe de tu desarrollo laboral en nuestra empresa.

En los 10 años que llevo trabajando al frente de Acsendo, he aprendido que un feedback sincero, positivo y brindado en el momento adecuado puede mejorar la confianza de los empleados y motivarlos a seguir dando su mayor esfuerzo. El feedback no es para regañar o hacer sentir mal a los empleados, por el contrario, es una oportunidad para ser su aliado y ayudarles a ser mejores profesionales. 

OBTENGA LA GUÍA FUNDAMENTAL PARA DAR FEEDBACK EFECTIVO EN SU ORGANIZACIÓN

Artículos Relacionados