Productividad

5 Pasos para gestionar el bajo rendimiento laboral en su empresa

El desempeño de los empleados es la base para tener un alto nivel de productividad que facilite la consecución de las metas en cada uno de los departamentos. Sin embargo, en ocasiones los colaboradores no rinden en su trabajo y se presentan situaciones de bajo rendimiento que deberán ser atendidas por los jefes.

No son pocas las formas en las que se manifiesta el bajo rendimiento laboral: baja calidad en las tareas realizadas, servicio al cliente deficiente, absentismo y llegadas tarde, incumplimiento de metas, problemas de comunicación, quejas de los clientes o dificultad para trabajar en equipo. Siendo estas algunas de las señales más comunes.

Sabemos que gestionar un rendimiento deficiente puede ser un proceso incómodo y dificultoso. Por ello, antes de despedir a aquellos empleados que no alcanzan el desempeño esperado, siga los siguientes pasos para ayudar a su talento humano y demostrar así sus dotes de liderazgo:

  1. Descubra la causa del bajo rendimiento

Un rendimiento deficiente se puede deber a tres razones: bajo nivel de competencias, ausencia de motivación o problemas personales. Obtenga datos objetivos sobre el desempeño del empleado que le permitan identificar aquello en lo que está fallando.

Recoja varios ejemplos para cada uno de los aspectos que están causando el bajo rendimiento del colaborador. Luego, reconozca la forma en la que abordará este problema con el empleado para encontrar soluciones en conjunto.

Recomendamos: 3 Evaluaciones para medir el desempeño de su talento humano

  1. Hable con el empleado

Los empleados no son máquinas, y en ocasiones atraviesan problemas de índole personal o profesional que les impide cumplir con sus labores de la mejor manera. No ignore su situación ni opte por gritarle cosas como: “¡Haz tu trabajo o estás despedido!”.

Reúnase en privado con el colaborador y explíquele de la mejor manera que no está conforme con su rendimiento. Sea empático, evite enojarse y sea conciso y directo. El objetivo es que el empleado identifique el problema y las posibles formas de solucionarlo con su ayuda.

Se tiende a asumir que el bajo desempeño es culpa del empleado, pero también se puede tratar de algo más: falta de recursos o herramientas apropiadas para llevar a cabo las tareas, ausencia de un programa de capacitación, mal clima laboral, etc.

  1. Cree un Plan Individual de Desarrollo

Tras hablar con el empleado se debe tener una idea clara de lo que va a pasar después. Pídale al colaborador que proponga una solución para abordar su problema de desempeño. Manténgase abierto a sus propuestas y aproveche esta oportunidad para alinear sus objetivos con los de la empresa.

Para ello recomendamos implementar un Plan Individual de Desarrollo (PID). Una especie de guía en la que se establecen las acciones que se comprometió a realizar el empleado para alcanzar un mejor rendimiento. Descargue aquí nuestra plantilla gratuita de PID.

  1. Brinde feedback constante

El feedback es una estrategia vital en el manejo y desarrollo del desempeño del talento humano. Felicite al empleado o bríndele retroalimentación cuando se esté equivocando para ayudarlo a avanzar. Reconozca sus avances en el proceso y exprese de forma sincera cómo se siente al respecto con su evolución.

Lea también: Feedback negativo: una gran oportunidad de mejora

  1. Evalúe los resultados

Revise y evalúe los resultados del PID. Si al final del proceso, el empleado no mejoró su desempeño, tendrá que prescindir de él y buscar un reemplazo. Pues a veces no basta con brindar recursos, soporte o mayor reconocimiento.

Siguiendo con lo anterior, existen herramientas tecnológicas como Acsendo Flex que permiten cuantificar el desempeño al medir las competencias de los empleados y gestionar sus metas.

Los líderes deben actuar de manera efectiva ante los problemas de bajo rendimiento en su compañía,  teniendo siempre en mente sacar lo mejor de sí de cada uno de los empleados para ayudarlos a ser mejores profesionales. No se trata de amenazar con represalias al talento humano sino de convertirse en su mejor aliado.

Evalúe el desempeño de su equipo y aumente la productividad en su organización con Acsendo Flex

Artículos Relacionados