5 Tips para lidiar con la presión laboral en cargos directivos

Tiempo de lectura 2 minutos

Estar en un cargo directivo implica entre otras cosas, mantener la eficiencia en condiciones adversas para cumplir con los objetivos. Sabemos que no es una tarea fácil y en muchas ocasiones puede convertirse en estrés laboral. Según un estudio del Instituto Méxicano de Seguro Social (IMSS) el 75% de los mexicanos padece fatiga por estrés laboral, cifra que supera a países como China y Estados Unidos. 

En este artículo te enseñaremos cómo lidiar con la presión laboral para que esta no termine convirtiéndose en estrés. ¡Acompáñanos! 

Te puede interesar: ¿Qué costos genera el estrés laboral a las empresas?

¿Qué significa trabajar bajo presión? 

Muchas personas piensan que trabajar bajo presión significa que el jefe esté todo el tiempo pidiendo resultados inmediatos. Pero realmente este término va encaminado a tener la capacidad de cumplir con los indicadores, superando las adversidades y posibles emergencias que puedan presentarse en el camino. 

En pocas palabras, significa que logres tomar decisiones acertadas en momentos críticos y realizar con éxito las labores hasta alcanzar la meta. 

Cómo lidiar con la presión laboral

Aprender a lidiar con la presión laboral es una de las competencias más valoradas por los reclutadores de talento humano. El entorno cambiante y la competitividad en los diferentes sectores representan respuestas rápidas y pertinentes por parte de los líderes y directivos. 

Si sientes que debes cumplir con una meta estratégica para la empresa, que los tiempos de entrega son cortos y que necesitas tomar acciones rápidas, entonces aplica los siguientes consejos: 

1. Prioriza actividades y organiza tu tiempo 

Identifica las tareas que tienen mayor relevancia y ponlas de primeras en la lista. Ten claros los KPI por actividad y haz un cronograma en el que especifiques fecha de entrega y responsable.

2. Piensa en posibles escenarios futuros 

Plantea situaciones hipotéticas que puedan presentarse a lo largo de la ejecución del proyecto,  pregúntate cómo reaccionarías frente a estas y plasma un posible plan de acción para resolverlas.

3. Confía en tu equipo y delega 

Detecta las habilidades, fortalezas y debilidades de cada miembro de tu equipo para darles roles adecuados con responsabilidades determinadas. Incentiva su sentido de autonomía y confía en ellos para la ejecución de sus tareas. 

4. No pierdas de vista la meta y motívate 

No olvides que las actividades que haces tienen un fin. Crear sistemas de reconocimiento para tu equipo y para ti por cumplimiento de objetivos es una buena forma de mantener la motivación.  

5. Desconéctate de vez en cuando

La sobrecarga influye en la pérdida de productividad e interés. Por eso, es fundamental que te tomes espacios para no pensar en el trabajo y realizar actividades de ocio que te ayuden a recargar energía.  

Diferencia entre estrés y presión laboral

Aprender a distinguir el estrés de la presión te ayudará a encontrar soluciones acertadas para cada situación. 

Según el psicólogo y escritor Hendrie Weisinger el estrés se identifica con el sentimiento de agobio por la cantidad de demanda y los pocos recursos, mientras que la presión es sentir que debes alcanzar un resultado específico, sobrellevando las dificultades. 

¿Estrés en el trabajo? Aplica estas 5 sencillas claves para manejarlo

Por otro lado, la presión laboral no se debe combatir, sino adquirir la habilidad de lidiar con ella para tener la capacidad de tomar decisiones rápidas, gestionar y administrar correctamente los recursos para alcanzar la meta. 

Un software especializado es el mejor aliado para gestionar eficientemente a tu equipo de trabajo. Solicita una demostración personalizada y descubre todo lo que puedes lograr con Acsendo.

0 Shares
Tweet
Share
Share